PINOCHO; UN CUENTO PARA LA ARGENTINA

BALANCE DE FANTASIA

Catalina Pantuso

Llegamos al final del primer año de este nuevo milenio, y las próximas fiestas de Navidad y Año Nuevo nos convocan a pensar sobre lo que ha sucedido en el mundo y en nuestro país.  El balance general no es para nada alentador, y se espera el 1º de enero de 2001 con gran ansiedad para dar por concluido estos días de errores y desencuentros.

Todos los cuentos tradicionales guardan una profunda sabiduría popular que nos permiten ver nuevos mensajes en antiguas imágenes ya convertidas en mitos. Creemos que Pinocho, el cuento de Carlo Collodi, es un excelente regalo para aquellos que quieran interpretar, con una buena cuota de esperanza, la Argentina de hoy.

En una lectura apresurada —y en las versiones simplificadas—, puede verse en Pinocho un relato moralista que los padres utilizan para aleccionar a sus hijos desobedientes. Sin embargo la historia es una síntesis de la situación social y cultural de la Italia pobre de fines del siglo XIX. A diferencia de otras historias fantásticas aquí no aparecen reyes poderosos, ni princesas hermosas, ni palacios encantados, ni héroes invencibles. La problemática no tiene que ver con el amor prohibido, sino con el crecimiento y con la responsabilidad individual y social.

Los arquetipos del cuento

Se pueden tomar a los personajes del cuento como figuras arquetípicas de una sociedad en crisis y desde esta óptica hacer un paralelo con el devenir histórico de nuestro país.

Pinocho, el protagonista principal, será la representación del Estado Argentino. Es una marioneta de madera que tiene conductas de niño pícaro y por momentos sus actitudes lo colocan fuera de la ley. No es malo, es inconstante y su pereza lo lleva a buscar el atajo más fácil que siempre se convierte en el camino más largo y riesgoso.

El creador de Pinocho es Geppetto, un viejo carpintero simpático pero malhumorado, que construye una marioneta para poder ganarse la vida como titiritero. En este rol se puede imaginar a los que fundaron nuestra Nación (para no entrar en contradicciones cada uno pondrá aquí a quienes considere los Padres de la Patria).

El Hada es un ser fantástico que interviene circunstancialmente para ayudar a las personas y les posibilita concretar sus deseos, ejerciendo su poder para compensar las limitaciones de la condición humana, en este caso utiliza sus dones en reiteradas oportunidades para salvar a Pinocho de la desgracia. El Hada será la imagen de la Patria, es decir un conjunto de voluntades que buscan solidariamente los valores del bien común.

El Grillo Parlante, quien advierte a Pinocho sobre las consecuencias que devienen de la pereza, la mentira y la soberbia, será visto como la voz de la conciencia popular.

Ni bien Geppetto termina la construcción del títere, éste se escapa y arma un gran alboroto en las calles del pueblo. Sus llantos e intrigas hacen que la policía se lleve preso al padre acusado, falsamente, de maltrato. En este punto habrá que recordar a los hombres y mujeres que, en diferentes etapas de nuestra historia, construyeron las instituciones de nuestra Nación y que se vieron acusados injustamente.

Las primeras conversaciones de Pinocho son con el Grillo Parlante quien le recomienda estudiar y aprender un oficio para ganarse el pan honestamente. En lugar de escuchar estos consejos el muñeco intenta matar al grillo a martillazos. Una clara metáfora de las tantas veces que el Estado Argentino (a través de los Golpes de Estado) intentó acallar la voz de la conciencia popular ejerciendo la violencia y la represión.

La cultura de la renta y la especulación

El viejo Geppetto se propone educar a Pinocho y con este propósito canjea su único abrigo —en pleno invierno—, por el texto necesario para aprender a leer y escribir. Éste promete ser aplicado y se emociona hasta las lágrimas, pero de camino a la escuela vende su libro para entretenerse viendo una función de títeres. Cuando el titiritero —cautivado por la simpatía del muñeco—, se entera de este episodio le regala cinco monedas de oro para su padre.

Desde aquí en más comienza un largo camino de tentaciones y aventuras. Pinocho quiere volver a su casa, abrazar a Geppetto y ser un estudiante aplicado, pero tiene ambiciones desmedidas piensa recompensar el amor y el sacrificio de su padre, comprándole un hermoso traje de oro y plata con botones de brillantes.

En este momento aparecen en escena el Zorro (símbolo de la agilidad y la astucia con matices peligrosos, capaz de metamorfosearse para causar daños) y el Gato (imagen de la lujuria, la pereza y el ocio, poseedor de un excelente sentido de la vista). Ambos se sostienen mutuamente ya que el Zorro finge ser rengo y el gato simula estar prácticamente ciego. Disfrazados de asesinos intentan matar a Pinocho para robarle el dinero, colgándolo de un abeto. Viendo la gravedad de la situación, el Hada —que aparece con la imagen de una joven adolescente—, interviene por primera vez para salvarlo de la muerte. A los cuidados del Hada, la marioneta responde con caprichos y mentiras. En castigo comienza a crecerle la nariz.

Intenta volver a su casa pero nuevamente aparecen el Zorro y el Gato que esta vez, con suma diplomacia, llevan a Pinocho hasta el "Campo de los milagros", para enterrar las monedas de oro, con el objeto de verlas multiplicadas en el árbol del dinero. Como es lógico el muñeco de madera pierde todo su capital. No hay que hacer un esfuerzo de imaginación para ver en el Zorro y en el Gato a los especuladores políticos y económicos de nuestro país, que instalaron en la estructura estatal, la cultura de la renta primero y de la usura después, en detrimento de casi todos los factores productivos.

El difícil camino del reencuentro

Pinocho (el Estado) cayó preso (primer golpe de estado); fue obligado a actuar como un perro; se enfrentó a una enorme serpiente; volvió a la casa del Hada en busca de ayuda pero la creyó muerta (las Hadas, como la Patria, nunca muere siempre vuelve con formas diferentes). Tomó conciencia de sus errores y se lamentó sinceramente. Entonces una paloma (símbolo del amor, de la pureza y la sencillez, que según el Génesis anuncia el final de la catástrofe) le trajo noticias de su padre y lo llevó hasta la playa desde donde Geppetto, desafiando una fuerte tormenta, zarpaba en busca de su hijo. Pero todo fue inútil, la pequeña embarcación se hundió en el mar junto a su tripulante y fueron tragados por un monstruo marino (pesce-cane) muy parecido a una ballena.

Desesperado, después de nadar toda la noche, Pinocho llegó a la isla de las "Abejas laboriosas". Los habitantes de este lugar corrían de un lado a otro realizando sus tareas; aunque humildes, todos tenían un oficio. En lugar de aceptar el trabajo que se le ofrecía, el títere decidió pedir limosna pero no logró conmover a nadie. Cuando ya estaba a punto de desfallecer de hambre y sed, nuevamente aparece el Hada, quien lo lleva a su casa, le da de comer y le promete convertirlo en un niño de carne y hueso si él va a la escuela y aprende a trabajar (aquí se debe recordar a la Argentina que crecía en la industria, el comercio y la cultura y que estructuró un estado que garantizaba un piso de dignidad para todos y una enorme movilidad social )

Pero el propósito de enmienda no duró mucho. Su padre había desaparecido, el grillo no estaba en ningún lado y las malas compañías llevaron a Pinocho hasta el "País de los Juguetes" donde todo era diversión. Al poco tiempo se convirtió en un asno —símbolo de los placeres carnales más groseros y que, por las características de su conducta, se asocia con la estupidez y la ignorancia—. En su nueva encarnadura animal fue vendido al dueño de una compañía ecuestre quien le enseñó a hacer miles de piruetas utilizando el hambre y el látigo para domesticarlo. Mientras actuaba en una función, en medio de las burlas del público y los azotes del domador, Pinocho en su piel de asno encuentra nuevamente al Hada. Pero al quebrarse las patas, el dueño decide sacrificarlo para fabricar un tambor con su piel y con este propósito lo tira al mar. Los peces comen su pelaje y vuelve a ser un muñeco de madera. Al recuperar su forma original decide irse del "País de los Juguetes" nadando hacia una pequeña isla que ve a lo lejos. Pero en lugar de encontrar un refugio se topa con la monstruosa ballena —símbolo del demonio que hunde en el infierno a los incautos— que se lo traga entero.

Las intenciones son buenas, pero...

Las elecciones del pasado 14 de octubre nos muestran la imagen de un Estado Argentino tragado por la ballena del cuento. El pueblo ya conoce el precio de sembrar monedas en el Campo de los Milagros y vivir mirando hacia otros países sin ver a los vecinos de su barrio. La "viveza criolla", que en muchas oportunidades nos dio muy buenos resultados, se nos volvió en contra y ya no se puede seguir "atando con alambre" la trama de una sociedad cada vez mas pobre y fragmentada.

Cotidianamente se cuestiona a una gran parte de la dirigencia social, política y económica. Sin embargo, estos sectores del poder no saben (o no quieren) interpretar los mensajes del Grillo (la conciencia popular) y preocupados cada vez más por el "riesgo país" se han olvidado casi por completo al Hada. Al igual que en la historia de Pinocho abundan las promesas y las buenas intenciones, los proyectos y las autocríticas, pero.... Esta conjunción adversativa —que se repite sistemáticamente ante cualquier tentación—, es la que concatena una serie de situaciones cada vez más desgraciadas. El Estado Argentino quiso acrecentar la libertad pero terminó encarcelando a miles de ciudadanos, quiso garantizar la justicia social pero dejó sin cobertura médica a miles de jubilados, quiso dignificar a los humildes pero no controló la desocupación.

En el cuento de Collodi la relación de Pinocho con su creador es casi de desconocimiento ya que en gran parte del relato están separados. Si bien el muñeco lo recuerda con frecuencia, no es el padre que le enseña a enfrentar las situaciones difíciles y a transitar por el mundo. En este punto es interesante señalar que en la historia argentina se da un distanciamiento reiterado de figuras muy significativas y con responsabilidad en el poder público (que pueden ser tomadas como figuras paternas). En primer lugar hay que recordar que ante las invasiones inglesas el Virrey Sobremonte huye a Córdoba dejando desprotegida a la Ciudad de Buenos Aires. El primer Gobierno Patrio se impone porque el Rey Fernando VII de España cae prisionero de Napoleón. Las disputas por la construcción del Estado hacen que figuras como Moreno, San Martín y Rosas mueran en el exilio. Dos presidentes con diferentes concepciones y fuertes liderazgos, Sarmiento y Perón, también vivieron exiliados. Teniendo en cuenta que el padre es símbolo de protección, vigilancia y cuidado pero al mismo tiempo de dominio e imposición de las normas, queda claro que el Estado Argentino no tiene un verdadero diálogo con sus fundadores y mantiene la vigencia de viejas controversias sin lograr un proyecto de Nación que incluya a todos los sectores sociales.

En medio de la oscuridad, aterrado por el miedo, Pinocho se encuentra nuevamente con Geppetto —quien ahora es un anciano que casi no puede mantenerse en pie— y se arrepiente sinceramente de todos los problemas que le ha causado. Con una estrategia basada en la astucia, Pinocho y su padre logran escapar del vientre de la ballena y después de muchos esfuerzos se abrazan en tierra firme. Allí están nuevamente el Zorro y el Gato, viejos y hambrientos pidiendo limosna. La respuesta es contundente: "Ya me han engañado una vez, ahora no lo harán más. Los dineros robados nunca dan frutos". El Grillo se presenta señalándoles una linda cabaña —regalo del Hada— en donde pueden instalarse para descansar y comenzar una nueva vida. El muñeco empieza a trabajar como campesino para alimentar a Geppetto y al enterarse de que el Hada está gravemente enferma, toma todos sus ahorros y se los regala para que pueda curarse. El cuento termina cuando Pinocho finalmente se convierte en un chico de carne y hueso y mira al títere vencido en un rincón.

Casi todo comienzo llega con nuevos propósitos, y generalmente el inicio de un nuevo año tiene connotaciones casi mágicas. Los empleados estatales suelen tirar por la ventana de sus oficinas papeles que ya han perdido vigencia, calendarios que agotaron sus días. Es deseable que junto a ellos se tiren también los trámites inútiles y las experiencias fallidas para dejar espacio a nuevas estrategias de gestión que posibiliten salir del encierro autista en que se encuentra el Estado Argentino. Buscar la salida hacia un sistema político al servicio de los ciudadanos y no una clase dirigente que se comporta cada vez más como una corporación de intereses.

Por suerte en los cuentos todo termina muy bien, en las historias verdaderas no siempre se aprende la lección y muchas veces las voces de los pueblos son desconocidas por los gobernantes. Sin embargo, y a pesar de todo, es posible creer que el Estado Argentino pueda aprender la lección de Pinocho y con buena voluntad y esfuerzo logre hacer honor a sus padres, escuche atentamente los cantos de su gente y vuelva a creer en la Patria.

 

Logo3.jpg (1650 bytes)
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores -  Misceláneas - Parvulario - Graffiti
Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Enlaces - Contáctenos
Ediciones Anteriores 
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario
Copyright © 2000/2007  cayomecenas.com  - Todos los derechos reservados.