FRASE 26/05/2001

Javier A. Fernández Arroyo

Escucho el correr del río en mis oídos, oigo su canción. Es una dulce melodía que penetra en mis entrañas, revuelve mi vientre y dice tu nombre. Y respiro profundo, vuelves a encontrarte cerca mío. Cierro los ojos, para verte, para contemplarte en sueño, en mi memoria.   Lloran por dentro mis lágrimas, aprisionadas por mis ojos recorren mi interior lavándome el alma. Y en cada una de ellas se refleja tu mirada, se refleja tu rostro. Y cuando las lágrimas llegan a mi corazón, curan las heridas que en él duelen desde tu partida. Y si me acerco a acariciarte, me ahogo en la gota de lágrima que me lleva en su viaje a la sequía. Te busco sin encontrar rastro alguno. Y sigo reposándome en la memoria, donde sólo allí puedo encontrarte. Creo haber vislumbrado tu sonrisa, entre los rayos de sol que entran por mi ventana e iluminan lo oscuro de la pared blanca, enceguecedora de noche y triste de día. Una sonrisa que atraía recuerdos de antaño, pero que duró lo que una nube al tapar el sol cuando el viento azota la tarde echando la luz, desvaneciéndome. 
Y así en todo momento, buscándote en mi memoria escarbando cada minúsculo espacio de mi mente, tratando de encontrar una puerta que me acerque a tus manos, pétalos de rosa.

Logo3.jpg (1650 bytes)

Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario - Graffiti  

Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Enlaces - Contáctenos

Ediciones Anteriores:
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario

Copyright © 2000/2007 cayomecenas.com - Todos los derechos reservados.