REFLEXION # 09/Nov.2001

René Mario Hernández

Me he sentado a escribir y aún no sé por qué. En el cristal de mi ventana suenan innumerables gotas al romperse contra él. También así suenan mis preguntas cuando se deshacen al chocar en el muro que forma la espera de esas respuestas.

Ignorancia de no encontrarle explicación a lo que ocurre a mi alrededor. A no saber quiénes somos y a qué venimos a un mundo que ni siquiera conoceremos jamás.  Se me hace imposible evitar tantas interrogantes, y a la vez busco respuestas a estas preguntas en cualquier lugar y situación.

Fui hasta un estanque de agua donde tengo varios peces de colores, con el fin de alimentarlos, como lo hago a diario. Hace algún tiempo tuve que cortar los árboles que daban sombra al agua del estanque. La sombra que ofrecían dichos árboles no permitían que los rayos solares penetraran el agua, y por ende las partículas vivientes que la enturbiaban no progresaban y el agua se mantenía completamente transparente. En este estanque sólo había nueve peces y esa cantidad se mantuvo por espacio de tres años. Al no existir los árboles, el agua tomó un color verde oscuro. Pasado un tiempo fue grande mi sorpresa cuando al echarle su alimento, vi subir a la superficie un número no determinado de diminutos pecesitos. Por lo oscuro del agua era casi imposible detectarlos, pero según pasaba el tiempo fueron creciendo. Hoy son muchos y muy hermosos los peces que hay en mi estanque.

¿Es que acaso las condiciones que consideramos idóneas ante nuestros ojos son precisamente inversas para el desarrollo del orden divino? ¿Es que para que nuestra vida gane en luminosidad debemos tener un apagón temporal que nos sirva de medida entre lo oscuro y lo claro? ¿Es que para unirnos tienen primero que intentar separarnos para que se estimule el concepto de nuestra unión? ¿Es que la actuación de Dios es ajena a las oraciones que le hagamos dada una situación u otra, porque desconocemos cual es en realidad el fluir de este perfecto sistema? ¿Es que tal vez queramos mantener el agua completamente transparente para nuestro disfrute, y para el desarrollo adecuado debe estar turbia a veces, como en el caso del estanque?

No sé, no sé...

Logo3.jpg (1650 bytes)

Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario - Graffiti  

Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Enlaces - Contáctenos

Ediciones Anteriores:
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario

Copyright © 2000/2007 cayomecenas.com - Todos los derechos reservados.