IDEAS CRUZADAS

Horacio  Destaillats 

 

En cierta ocasión conocí a alguien como para la sección "Mi personaje inolvidable" del Readers Digest. Me acordé de él leyendo el capítulo "Después de Hiroshima"  del libro de Arthur Koestles "En busca de lo absoluto".

Era un ingeniero que conocí en Francia en 1965 , cuando trabajaba en el Commisariat a l'Énergie Atomique . Allí me habían destinado a una sección de desarrollo de elementos combustibles y Antoine Bardeux dirigía una sección de ese grupo.

Simpatizamos de entrada , era un tipo interesado por la gente, siempre dispuesto a ayudar, tenía una vocación en ese sentido que cuando lo conocí bien entendí de donde le venía.

Poco a poco me fui dando cuenta de que al "Gordo" no todos lo querían. Era envidiado, menospreciado por algunos y reconocido pero mantenido a distancia por otros. De él, lo menos que se decía era que estaba loco.

Finalmente me enteré de la verdad: Antoine era sacerdote católico. Tenía una profunda fe y aunque no usaba hábito, actuaba siempre en consecuencia. Daba misa en una capilla de Saclay para un grupo de seguidores y había inventado una especie de misa abreviada – de unos diez minutos – eliminando lo que consideraba "conneries"del rito oficial. Una vez concurrí a la misma, tanto como para no hacerle un desaire. Se reía y decía que yo ponía cara de hereje, tenía un gran sentido del humor.

Antoine vivía en ese pequeño pueblo con su mujer y un hijo de cinco años .

En los laboratorios del CEA estaba muy marcado por los directivos porque era miembro del entonces muy activo "Consejo por la Paz" con sede en Suecia del que se decía ( y era bastante cierto) que estaba manejado por los comunistas. El era un tercermundista acérrimo.

Antoine trabajaba allí desde mucho tiempo atrás, prácticamente desde el fin de la guerra. Tenía un título superior en física y su especialidad era sorprendente, en especial para alguien del Consejo por la Paz.: era una autoridad en elementos plutonígenos, destinados a preparar Plutonio para uso bélico. Para esa época, estaba radiado de todo contacto con los militares, que sin embargo de alguna manera seguían haciendo uso de su trabajo y conocimientos, cosa que a él le causaba mucha gracia. Ni siquiera le permitían ingresar a los reactores que se habían construído con su colaboración...


Sept.11th, autora:
Ellen Fog,
Oleo sobre lienzo
2001
La incompleta descripción de su personalidad que acabo de esbozar me vino a la memoria al leer el aterrador capítulo de Koestler que menciono al principio. Porque más o menos coetáneamente, Bardeux sostenía algo muy parecido. Decía que por primera vez, el hombre cuenta con una herramienta adecuada a su espíritu destructor . Muchas veces se afirmó lo mismo; cuando se inventó la ballesta, el Papa – alarmado – dijo que ese artefacto terminaría con la Humanidad. Después vino la pólvora, el TNT, los gases tóxicos, la guerra bacteriológica y tantos otros progresos en el arte de masacrar al prójimo. Pero como bien lo dice Koestler, ahora va en serio. Antoine aseguraba exactamente lo mismo, y sostenía que lo más grave era que no había conciencia cuantitativa del problema. Que si hubiera una manera de medir la idea que la gente tiene de la amenaza, el resultado sería sorprendente: hay apenas una pobre y borrosa imagen de la realidad.

Koestler afirma en su libro: que el 90 % de la población mundial no tiene idea de cómo sería una hecatombe nuclear y por eso no se preocupa mucho. Yo creo que con esa cifra se quedó corto y que por otra parte existe una postura de "no querer saber".

Pero entre ambos hay una diferencia en cuanto al "que hacer" Koestler dice que lo único que queda es actuar como si no pasara nada a sabiendas de que cuando se difunda la tecnología nuclear entre países o grupos de acción incontrolables (dichos de la década del ’70) es altamente probable que se la utilice, un fatalismo que llevó a él mismo a suicidarse. Mientras tanto, es mejor pensar en otra cosa, como hacen esas Instituciones cuya mayor preocupación es evitar la extinción de los osos Panda.

En vez, la posición del gordo Bardeux, tan positivo, divertido e inteligente, con convicciones sociales y místicas firmes, con conocimientos técnicos vastos y en una posición y actividad directamente ligada al tema, era – según su propia comparación – "como la de un ajedrecista que sacrifica una torre para así ganar posiciones" ( SIC)

Él sostenía que la única solución para evitar un desastre atómico total era desencadenar una guerra nuclear limitada. Y aunque la idea parezca absurda, tenía su lógica.

Donde está la lógica de tan aparentemente descabellada "solución"? En que con una guerra en la que se logre evitar la generalización incontrolada y se reduzca la acción al intercambio de unos cuantos bombazos, se lograría crear la conciencia faltante de la dimensión de un hecho aún peor que se podría producir. El costo de 50 o 100 millones de muertos no parece demasiado si se lo mide contra la alternativa de la desaparición de la raza humana. Además, Antoine creía que la cosa tendría un aspecto positivo, los sobrevivientes se plantearían la posibilidad de modificar la perversa estructura social mundial que llevó a tal situación.

No voy a plantear aquí la polémica. Me pregunto si los vientos de guerra que soplan hoy no están de alguna manera relacionados con la escalofriante propuesta del ajedrecista. La acción terrorista ha puesto sobre el tapete un replanteo incipiente del tema que hay que mirar con frialdad; cinco mil muertos no es gran cosa para una guerra. Si esto continúa, van a ser muchos más y los administradores de las armas nucleares se están frotando las manos. Además ya se escuchan voces que analizan los motivos profundos que gestaron este hecho trágico. Será que llegó la hora para las predicciones de Bardeux?     
21 de Setiembre de 2001

 

 

Logo3.jpg (1650 bytes)
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores -  Misceláneas - Parvulario - Graffiti
Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Enlaces - Contáctenos
Ediciones Anteriores 
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario
Copyright © 2000/2007  cayomecenas.com  - Todos los derechos reservados.