JULIO IGLESIAS, EL MAS INTERNACIONAL DE LOS CANTANTES, 
DESPUÉS DE FRANK SINATRA, SU GRAN IDOLO.

Maite Mainé




Desde que le conocí………

Nacido en Madrid, el 23 de septiembre de 1943, en el seno de una familia acomodada, Julio IGLESIAS jugaba como portero de fútbol del Real Madrid. Pero esa carrera se vió truncada a raíz de un grave accidente de coche, que le dejó postrado en una silla de ruedas durante casi dos años. Mientras permanecía en el Hospital, le regalaron una guitarra y así fue como dió comienzo a lo que, años más tarde, sería no sólo su profesión sino su gran pasión. Se interesó día a día, cada vez más, por la música. Cuando empezó su recuperación, nadaba, a diario, en la piscina de la casa de un amigo común de la desaparecida Niní Montian, quien, a su vez, fue gran amiga mía. Así empezó la amistad de ellos y años después, a través de Niní, nuestra amistad. Después de la piscina y de hacer sus ejercicios en ella, la guitarra era su compañera inseparable.

Aunque estudió Derecho en España y en la Universidad de Cambridge -cosa a la que casi le obligó su padre primero, si es que quería dedicarse a la música- no era ésa su verdadera vocación.

Amaba la música y lucharía por hacerse un hueco en el panorama musical. En el año 1968 ganó el Primer premio en el Festival de Benidorm (Alicante) con “La vida sigue igual”, de la que él mismo era autor. Más tarde, en 1970, representó a España, en el Festival de Eurovisión con “GWENDOLYNE”, que grabaría después en inglés, francés e italiano.

Ha actuado junto a importantísimos artistas estadounidenses, como pueden ser Stevie Wonder, Diana Ross o Willie Nelson, entre otros muchos. Sus giras internacionales se cuentan en muchos centenares. Sus discos de oro y platino se agolpan en sus vitrinas, muestra auténtica de sus éxitos, -éxitos obtenidos no sólo por el respaldo de una buenísima publicidad, sino también, y sobre todo, por su buen hacer en la canción. - Julio IGLESIAS es un hombre que se exige continuamente a sí mismo. Por eso, cuando sube a un escenario, se establece esa comunicación –imprescindible- entre el que canta y su público.

Cuando conocí a Julio IGLESIAS, justo en sus comienzos, supe que iba a ser número uno. Fue en Barcelona, en un recital que dio a beneficio de la Parálisis Cerebral, en un local reducido y al que acudieron gentes de los más diversos sectores: Políticos, escritores, periodistas, parte de la alta sociedad barcelonesa, etc.etc.


      La Autora y el Cantante
Tenía el gesto tímido y un encanto peculiar. Arrugaba su nariz cuando aspiraba el aire en alguna nota. Eso le confería un cierto encanto. Terminado el recital, me acerqué a él, conversamos, le entrevisté. Vaticiné que iba a triunfar sobre toda la piel de toro. Aunque, la verdad, nunca supuse que mi vaticinio se quedaría tan corto……..Con el paso de los años, y a través de la amistad que luego nos ha unido, Julio IGLESIAS nunca ha olvidado mis palabras de aquella noche. Y cuando nos reencontramos, nuestro abrazo es cálido, porque Julio IGLESIAS nunca olvida los amigos que le apoyaron cuando él era sólo un tímido cantante que pretendía triunfar.

Hoy, pasado el tiempo, cuando los triunfos y los éxitos se cuentan por millares, pocos conocen al verdadero hombre.

Ver de cerca al ídolo. Cuanto más cerca, mejor. Si es posible, tocarlo, rozar su mano. Oler su aliento, su olor a colonia cara. Su olor a macho. Eso, más o menos, es lo que la mayoría de sus fans pensaban al intentar acercarse a Julio IGLESIAS, cuando le entrevisté últimamente, llegado en olor a multitud, como siempre.

Sentada a su lado, yo le miraba. Nos conocemos desde hace tantos años….Es el mismo, y sin embargo…algo ha cambiado sustancialmente en él. Y fue al verle reir a carcajadas cuando me di cuenta. Creo que a veces abandonaría tanto ajetreo, pero se siente obligado, no solamente a su profesión, sino a todas esas familias que dependen en cierta forma de él, desde los arreglistas de música, tramoyistas, electricistas, etc. etc. Todos ellos forman una compacta familia que depende de la profesión de JULIO IGLESIAS.

-¿Cuántos años hace que nos conocemos, Maite? - me pregunta, de pronto, mientras estamos sentados en una esquina del escenario, antes de empezar el ensayo general.

-Muchos, Julio, muchos... ¿recuerdas? Nos hemos visto muy de tiempo en tiempo, en diversas ciudades, en distintos lugares…

Me pasa el brazo por los hombros, en gesto amistoso:

-¿Sabes? A veces, ya no sé quién soy. Sólo que me dicen:” Julio p´aquí,” “ Julio p´allá.” Y a mover el c…..

Pero él sabe que es superfamoso y que tiene que jugar su papel. Y lo juega.

“ No es un Adonis –pensaba yo- tampoco un héroe ni un santo: Tiene dos brazos y dos piernas como el resto de los mortales, pero las mujeres se sienten suyas y los hombres le envidian. Algo especial debe tener ese gran seductor… para mí, gran amigo.”

-Como amiga y periodista he podido acercarme a ti, Julio, y eso, a veces, constituye un gran privilegio. Desnúdate un poco conmigo, Julio –psicológicamente, claro- háblame como si dialogaras contigo mismo. Y por favor, contesta con toda la sinceridad de que eres capaz…

-Hombres, mundo, Universo… ¿qué es para Julio Iglesias el hombre?

-Mi opinión sobre el hombre… Nunca me he parado a pensar en dar una opinión escueta y así, rapidísima, sobre el hombre, pero siempre he considerado que nosotros, los hombres, jugamos un papel muy importante dentro de la vida diaria, dentro de nuestra vida corriente, como lo juega también la mujer, pero estamos más responsabilizados porque somos, en realidad, los que estamos considerados como la fuerza vital dentro de la unión del hombre y la mujer y, aparentemente, llevamos la dirección, aunque yo estoy por decir en estos momentos que es un mito, que está mitificado esto; que en realidad, la fuerza reside en ambos, en hombre y mujer, pero si tuviese que dar una opinión sobre el hombre, yo diría que desde antaño, desde tiempos lejanos, ha sido considerado como la fuerza directora de dos personas, hombre y mujer, es decir, juega el papel preponderante en la Humanidad.

-Papel importante –el hombre- y ahí está ese ser pequeño, diminuto, aunque importante en el mundo. ¿Qué es para ti el Mundo?

-Sería también dificilísimo explicarlo… Son conceptos tan amplios y a la vez tan pequeños, tan limitados para decir en tres palabras…  El Mundo es las flores, los árboles, las mujeres, los niños, los hombres, toda la Naturaleza. Todos nosotros... El Mundo es el continuo andar, el continuo hacer camino, el continuo trabajar, la ilusión, la esperanza, los fracasos…eso… eso es el Mundo, es decir, nuestra propia vida.

Le miro y sonrío. El nacimiento de sus hijos pequeños, de los cuatro habidos de su relación con MIRANDA ha abierto nuevas expectativas en su vida. Aunque todos –de su matrimonio con Isabel Preyssler tuvo a: Chaveli, Julio Jr. y Enrique- son muy queridos por él.

-Flores, árboles, esperanzas, ilusiones……

-El hombre, querido Julio, se hace pequeño dentro del Mundo grande y el Mundo, la Tierra, se pierde en medio del Universo. Universo……¿qué encierra esa palabra para ti?

-La palabra es mucho más amplia que el Mundo. Incluye, no ya nuestro propio vivir, nuestra vida cotidiana, nuestras penas y nuestras alegrías, sino que incluye también el Cosmos, el Universo; es decir, ese conglomerado de estrellas, el Sol, la Luna, tantos y tantos factores importantes. Siempre que me preguntan por el Universo, digo que, en estos momentos, vivimos una época en la que cada día descubrimos mayores cosas e intentamos nuevos caminos, nuevos descubrimientos. Creo que el Universo es algo muy grande por descubrir. Yo soy un ferviente creyente en el sentido de que creo que el Cosmos va a tener una importancia fundamental en el estudio futuro de todos nosotros. Si las plantas crecen con el Sol, y crecen influenciadas por ciertos factores ¿ por qué nosotros no vamos a tener un carácter que sea el reflejo de las influencias que tengamos del Cosmos?

Sigo, y sigo con…..

Las flores se hacen estrellas, el verde de los árboles azul de cielo. Fracasos y alegrías, al parecer, influencias extrañas sobre el hombre y sobre la mujer. Mujer……..Palabra nueva en nuestro diálogo de hoy,¿cómo definirías a la mujer en tu diccionario particular, Julio?

-Cuando me hablan de la mujer, yo creo que cambio de cara porque para mí es tan importante –tan importantísima la mujer- que yo creo que cualquier hombre se ve muy influenciado por una mujer, pero muy influenciado diferentemente. Creo que el papel que juega la mujer en la vida –en nuestra vida- es fundamental y necesario, por supuesto. Es, digamos, la otra cara, lo que al dar la vuelta, debemos de encontrar en nuestro camino, el apoyo necesario para nuestra labor en el mundo. Por eso yo siempre he dicho que la mujer es fundamental y necesaria.

-Frente a este maravilloso espectáculo del Mundo y del Universo, la gente que vive. Debemos hacernos pequeños, niños, y mirar atónitos lo que nos rodea. Ser niños… ¿Qué hay más allá de esa idea?

-Es una pregunta importantísima. Como yo he sido niño, como todos nosotros hemos sido niños, creo que podré contestar fácilmente. Para mí, la palabra “niño” refleja la palabra “ilusión”. Es decir, cuando se es niño las ilusiones son nuevas. No hace falta renovarlas: Todas son espontáneas…y no hay cosa más ideal que sentirse muchísimas veces niño. Yo aprendo de las miradas de mis niños.

-Ser niño………Tener ilusiones……..Es necesario, para tener ilusiones, a pesar de todo, hacernos niños, sentirnos niños…No quiero evitar otra pregunta. Todos saben que hubo un tiempo en que la enfermedad te retuvo apartado de toda actividad. Esa enfermedad cambió el rumbo de tu vida. ¿Qué es para ti la enfermedad?

-¿Qué voy a decir yo sobre la enfermedad ¿ Es triste, es penosa. Es terrible. Yo entiendo por enfermedad, en estos momentos, la enfermedad física, y es terrible cuando estás perfectamente bien y ves tantas y tantas calamidades…… Entonces es cuando te das cuenta de lo importante, de lo importantísimo que es el vivir; yo diría que, incluso, el sobrevivir. Sales de un hospital y te queda una pena, una amargura terrible, y entonces, yo, lo recomendaría- pero al mismo tiempo que amargura… es una enseñanza, repito, yo lo recomendaría a todo el mundo: Que una vez cada seis meses hiciesen una pequeña visita a un Hospital y verían cómo la vida puede ser diferente, cómo a veces, en un segundo, cambia completamente la vida de uno y sólo entonces, te das cuenta de lo importante que es el vivir y lo penosa que es la enfermedad.

-La enfermedad es triste, es penosa, es terrible..¿Qué es para ti, Julio, una tragedia?

-Somos un pueblo trágico por naturaleza. Es decir, somos un pueblo de contrastes. No tenemos un término medio_ O somos lo más eufórico del mundo o lo más trágico. Por eso yo siempre he dicho que la palabra trágico está unida, allá, en la médula del hombre y la mujer española. La tragedia es hacer tragedia a veces de tantas y tantas cosas que no lo son y sin embargo, no le damos importancia; la importancia trágica, auténtica, que tiene el sentido escueto de la palabra. Para mí es una gran tragedia la enfermedad, como decía antes. Es trágico pensar que por cualquier razón vital, de repente, de sentirte un hombre sano y fuerte, te encuentras con que te ves deprimido y en el lecho por largos y largos meses. Eso es trágico. Pero creo que todo es ejemplar. Y una enseñanza. Los momentos trágicos son necesarios, muy necesarios en la vida de cada persona porque nos hacen, después, en los momentos de euforia, pensar y establecer una diferencia grande. Un hombre que no ha tenido un momento trágico en su vida es un hombre que no ha vivido, por supuesto.

-No soy muy amiga de hacer preguntas excesivamente incisivas. Sobre todo, en lo que hace referencia a lo personal del individuo. Siento por la conciencia de los demás un profundo respeto. Sin embargo, hoy está de moda, es negocio, es noticia de escaparate exponer –no sé con qué tipo de sinceridad- la fé de los demás. No voy a preguntarte si crees o no en Dios. Sé, de todas formas, que eres creyente. Pero fiel al plan de esta entrevista, pregunto sólo por el sentido que puede tener para ti esta palabra: DIOS.

-Ante todo tengo que decir que sí, que soy una persona creyente. Lo he sido siempre y lo soy. Pero me cuesta muchísimo trabajo definir esta palabra, muchísimo trabajo. Cuando me preguntan por DIOS, yo diría que DIOS es todo, absolutamente TODO.

-Una sola palabra: Amor. Un hombre que tanto le canta al amor, ¿qué opina del Amor?

-El amor siempre ha sido para mí importantísimo. Yo hablo en estos momentos de mí, porque yo necesito sentir ese sentimiento para sentirme vivo, pero no el amor en el sentido estricto de la palabra, relacionado sólo con la mujer, sino el amor de todo y a todo. Necesito tener la sensación de amar, por ejemplo, a mi mujer, a mis hijos. Amar un paisaje bonito, amar una puesta de sol, amar a las gentes y amar, y amar… Para mí, el amor relacionado con la mujer es vital, fundamental, pero el amor no relacionado con ella es también fundamental. Para mí, el Amor, es también TODO.

Observo sus gestos cuando habla, el aleteo de sus manos. Ama como todo el mundo. Sufre como todo el mundo. Llora como todo el mundo. Y ríe como todo el mundo. El Julio IGLESIAS  que yo conocí hace años, está allí, detrás de esa mirada entre picarona y triste, preocupada muchas veces por las tragedias que ocurren en torno al mundo. Es famoso, es estrella; mejor aun, superestrella. Pero sus sentimientos son los mismos allá dentro, muy adentro. Y sus amigos de ayer –los que no le fallamos- seguimos siendo los amigos de hoy.


Maite Mainé y Julio Iglesias


 

Logo3.jpg (1650 bytes)
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores -  Misceláneas - Parvulario - Graffiti
Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Enlaces - Contáctenos
Ediciones Anteriores 
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario
Copyright © 2000/2007  cayomecenas.com  - Todos los derechos reservados.