ANTONIO GALA, UN POETA UNIVERSAL Y EL AMOR.

Maite Mainé

 

Confieso que siento una particular admiración por Antonio GALA.

Sin temor a equivocarme, puedo decir que el escritor figura entre los cinco hombres más inteligentes que he conocido –y he conocido varios-  Pero ninguno, como él, me ha seducido tanto con su voz, con su forma de expresión, con esa mirada agresiva como el halcón y dulce y sugestiva como paloma torcaz.

Pero… aparte de su maestría escribiendo, GALA domina el tema del amor como nadie. No solamente el amor hombre-mujer, sino el amor en todas sus vertientes.

Antonio GALA, nació en Córdoba (España) en 1936, se licenció en Derecho, Filosofía y Letras, y Ciencias Políticas y Económicas, dedicándose por completo a la Literatura desde 1963, habiendo cultivado también, el relato, el ensayo, el guión televisivo y el Periodismo. Sus artículos más representativos fueron recopilados en las antologías “Charlas con Troylo”. Troylo fue uno de sus diecisiete perros (El amor que Antonio GALA siente por los animales, y preferentemente por los perros, es de sobras conocido)


Antonio Gala en Ibiza
Foto: Maite Mainé

Sin duda alguna, uno de sus mayores éxitos es el conseguido como autor teatral, destacando, entre sus múltiples obras: “LOS BUENOS DIAS PERDIDOS”, “EL AGUILA BICEFALA”, ”ANILLOS PARA UNA DAMA” (también llevada a la televisión, como serie) y “LOS VERDES CAMPOS DEL EDEN” …. Fue Premio “PLANETA” en 1990 con “EL MANUSCRITO CARMESÍ”. Son tantas sus obras que serían largas de enumerar, si bien destacaré “LA PASIÓN TURCA”, que fue llevada al cine bajo la dirección de Vicente Aranda.

Cada nueva obra de Antonio GALA es un reto, una excitación a la envidia, ese mal nacional… GALA es un escritor que cada vez se supera a sí mismo en un alarde de supremacía. Y mal que les pese a algunos, ni debe ni está dispuesto a pedir excusas por sus triunfos…

En “LA PASIÓN TURCA”, en su versión cinematográfica, GALA se sumergió hasta el fondo del alma femenina de la protagonista, Desideria, interpretada por la actriz Ana Belén, de forma magistral. Antonio GALA, buen conocedor de los resortes que puede utilizar la mujer, se hundió hasta el fondo en el personaje de Desideria y en esa pasión amorosa-destructiva. El escenario: Turquía, un galán potente, dominador de la situación, adulterio, pasión, desamor, engaño para llegar a la propia destrucción. Desideria, el personaje, se enamoró, como solemos hacer muchas veces las mujeres, de un amor imposible, que ella quiso hacerlo posible. Amor y dolor se conjugan casi en el mismo porcentaje en dicha obra. Amor obsesivo, enfermizo casi. Amante con una sexualidad hipérbola, que lleva a Desideria (Ana Belén) a la degradación. Sin embargo, la obra fue en parte “mutilada”, ya que el final de la película no fue el que GALA escribió. En el film, Desideria (Ana Belén) escoge un fin que no elegió el autor, quien, conocedor como nadie del alma femenina, sabe en todo momento la reacción, llevada al paroxismo, que puede experimentar una mujer. GALA, hábil literato de los sentimientos y en especial, del Amor, domina el tema y convence.

Quizás sea por eso que, a lo largo de los años, sigue manteniéndose en primera línea de la actualidad literaria, ya sea en novela o en poesía. De “POEMAS DE AMOR“ se vendieron más de 300.000 ejemplares, que no deja de constituir un sonado éxito.

Entre su público se halla mayormente el público femenino. Claro que es bien cierto que, en España, suele leer bastante más la mujer que el hombre…

Está a caballo entre su residencia de Madrid y Málaga, lugares en donde se encierra, acompañado de sus fieles amigos, los perros, para crear esas historias o poemas que luego nos enternecerán o nos harán vibrar. Y cuando uno de sus perros muere, un pedacito de su alma, se va… Gran parte de los beneficios obtenidos de la venta de sus obras van a parar a una fundación que lleva su propio nombre, y cuyo objetivo consiste en ofrecer apoyo material a jóvenes creadores, lo cual revierte siempre en el Arte. Esa es una idea que Antonio GALA acarició desde que empezó a ser conocido como escritor.

-“¿Ordenador?“ No, por Dios¡  siempre plasmo mis sentimientos sobre el papel, directamente.

Hablamos acerca de los sentimientos. Prolongo la entrevista… Tanto como dos horas más de lo previsto: Sólo para escuchar su voz bien modulada, su saber decir, la calidez que pone en cada una de sus frases… Estoy ensimismada…

- ¿Cree que han variado mucho los sentimientos, al correr del tiempo?
- La mutación que sufren determinados sentimientos, me inquieta y también me inquieta la forma de expresarlos bajo el impacto, a menudo tiránico de las nuevas tecnologías. Nada, nada… podrá sustituir los juegos de las miradas, las caricias, los besos…

Antonio GALA es hombre que ama la tranquilidad– aunque en su espíritu bullen mil tormentas.

- ¿Cómo se autodefiniría?

- Más que cualquier otra cosa, soy poeta… Es algo que no puedo ni quiero evitar.

Hablamos de tantas cosas… es hermoso, resulta enternecedor casi paladear todas y cada una de sus palabras. Un ser tierno, pero inteligente.

He escogido, al azar, uno de sus poemas, que fue también musicado: 

TU ME ABANDONARAS EN PRIMAVERA

Tú me abandonarás en primavera,
cuando sangre la dicha en los granados
y el secadero, de ojos asombrados,
presienta la cosecha venidera.

Creerá el olivo de la carretera
ya en su ramo los frutos verdeados.
Verterá por maizales y sembrados
el milagro su alegre revolera.

Tú me abandonarás. Y tan labriega
clareará la tarde en el ejido,
que pensaré: "Es el día lo que llega"

Tú me abandonarás sin hacer ruido,
mientras mi corazón salpica y juega
sin darse cuenta de que te has ido.

Gracias, Antonio GALA,  por esa maravillosa tarde de Primavera que recordaré toda mi vida.


 

Logo3.jpg (1650 bytes)
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores -  Misceláneas - Parvulario - Graffiti
Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Enlaces - Contáctenos
Ediciones Anteriores 
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario
Copyright © 2000/2007  cayomecenas.com  - Todos los derechos reservados.