LA NOCHE DE SAN JUAN

Maite Mainé



La noche de San Juan, que es la noche más corta del año, se la conoce como la noche mágica por excelencia, la que precede el día más largo, el día de pleno Sol, el solsticio de verano.

En muchos lugares es tradición celebrar la verbena de San Juan, o sea, el paso del 23 al 24 de junio, con grandes hogueras por toda la ciudad y en la arena de las playas, e insólitos baños nocturnos, a la luz de la Luna, plenamente desnudos.

Acompañan a estas hogueras una serie de fuegos de artificio de gran resonancia, bailes populares en las calles y la comida de la tradicional coca de pastelería. Estos festejos duran hasta bien entrada la madrugada e incluso hasta el mismo día 24, ya a pleno sol.

A diferencia de la noche de Navidad, la noche de San Juan conserva su tradición pagana y supersticiosa que integra ritos solares con otros relativos al agua, a las estrellas y a las plantas.  Confluyen tradiciones pirineicas y mediterráneas. Célticas y romanas, paganas, cristianas y laicas, marineras, rurales, urbanas, ancestrales y del siglo XXI.

Tipica hoguera de San Juan

En esa noche los ciudadanos queman los objetos viejos en hogueras municipales, en plena calle y plazas, asegurando que así queman los malos espíritus. Cada distrito barcelonés tiene su propia hoguera y allí se queman desde ropas hasta muebles, cortinajes, papeles, etc. etc.

Aquelarre en una de sus calles

La noche de San Juan, como decía, está llena de fallas, hogueras, petardos y cohetes. Pero también de embrujos....se dice que pululan por el aire genios, fuegos fatuos y espíritus de la naturaleza, pero no es, desde luego, noche de maleficios. Las brujas celebran "sábats"(aquelarres) alrededor de dólmenes, en la cumbre de algunas montañas, cerca de lagos y gargantas y en medio de castillos en ruinas. Es una noche esotérica en que puede sernos revelado aquello que es oculto: noche para descubrir tesoros maravillosos, descifrar secretos, atraer la fortuna y también el amor.

Las hierbas que se recogen esta noche en la montaña o en el campo, son curativas; otras pueden constituirse como amuleto contra las brujas. Algunas tienen poder de encantamiento o atraen la dicha, como la verbena, que es el mismo nombre que se le da a la víspera de San Juan -Verbena- por ser la noche especial y justa para ir a recoger dicha planta y celebrarla. También son apropiadas para atraer la suerte las que se recogen esa noche: Albahaca, Trébol, Saúco y Carlina. Pero mejor que ninguna otra: El Helecho, la mítica hierba de oro.

También se a conseja poner en cada puerta, esa noche, una cruz hecha con romero y tomillo.

Se dice que las aguas contienen virtudes fecundantes: Hadas encantadas, mujeres de agua y sirenas recobran sus poderes como deidades generadoras de la naturaleza. Así, la tradición indica que es conveniente lavarse esa noche con agua de tres, siete o nueve fuentes distintas, y que bañarse en el mar, sin ropa alguna, en el punto de la medianoche de ese día, cura ciertos males, atrae juventud y belleza, así como ahuyenta el llamado "mal de ojo". Personalmente puedo decir que el baño en el mar, a esa hora crucial de la noche, y en ese día, es algo inenarrable y que se tiene que experimentar.  Es como una sensación de libertad, de purificación......

Durante los primeros siglos, la Iglesia combatió infructuosamente el paganismo de los ritos del solsticio de verano. Por último, el legendario le dió una significación religiosa: Santa Isabel, madre de San Juan Bautista, encendió una hoguera para avisar a la Virgen María que acudiese en su ayuda durante el parto. San Juan nació justo en el punto de la medianoche, siendo el único Santo del que se conmemora su nacimiento y no su muerte.

Durante los primeros siglos, la Iglesia combatió infructuosamente el paganismo de los ritos del solsticio de verano. Por último, el legendario le dió una significación religiosa: Santa Isabel, madre de San Juan Bautista, encendió una hoguera para avisar a la Virgen María que acudiese en su ayuda durante el parto. San Juan nació justo en el punto de la medianoche, siendo el único Santo del que se conmemora su nacimiento y no su muerte.

Pero más allá del universo de creencias, el acto festivo de la noche de San Juan son las verbenas y los bailes bajo guirnaldas de farolillos y las "cocas" de piñones y frutas confitadas , que hacen la delicia de grandes y pequeños.

Una tradición de Cataluña la Coca de San Juan

La tradición remite a aquelarres que se realizan, por ejemplo, alrededor del dólmen de Vallgorguina,en el Montseny. Esa noche,anualmente, la celebración reúne a cientos de curiosos allí, así como en distintos puntos de nuestra geografía catalana.

Existen muchas leyendas en torno a esa noche mágica de San Juan,  pero brevemente contaré la que a mí me contaron hace muchos años, y que se refiere al origen de las hogueras en esa noche festiva:

"Algunos años antes de la venida al mundo de Nuestro Señor Jesucristo, había tres vírgenes que después fueron las madres de Jesucristo, de San Juan y de San Judas. Las tres eran inseparables y buenas compañeras. Cuando contrajeron matrimonio, su amistad y su trato continuó, y estando ya a punto de dar a luz y habitando cada una en lugar separado del de las otras, convinieron en que aquélla que diese a luz la primera, encendería una hoguera para advertir a sus amigas. 

Pasados los dias, fue la madre de San Juan la primera que tuvo a su hijo. Rápidamente, rogó que en lo alto del monte encendieran una gran hoguera. Y como, después, el niño que nació aquella noche llegó a ser gran Santo, en su honra y recuerdo se encienden cada noche de San Juan,en la víspera, las hogueras en Cataluña".


 

Logo3.jpg (1650 bytes)
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores -  Misceláneas - Parvulario - Graffiti
Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Enlaces - Contáctenos
Ediciones Anteriores 
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario
Copyright © 2000/2007  cayomecenas.com  - Todos los derechos reservados.