Después del incendio sólo queda 
el bochorno de mi Parque

Hortensia Tinedo Gómez