Aquí estaremos

Tinta sobre cartulina




Mireya Robles, nació en Guantánamo, Cuba, el 12 de marzo de 1934. Pero en la actualidad es ciudadana de Estados Unidos. Realizó estudios en el Instituto de Guantánamo, Cuba de donde se graduó como Bachiller en Ciencias y Letras; más tarde en la Universidad de La Habana, Cuba, cursó durante dos años la carrera de Derecho Civil e Internacional. Una vez en los Estados Unidos se formó entre Instituciones como el Russell Sage College, Troy, New York: B.A.; University of New York at Albany: M.A. y University of New York at Stony Brook: Ph.D. 
Como profesional ha enseñado en varios colleges en U.S.A. y fue Senior Lecturer, University of Natal, Durban Sudáfrica desde 1985 hasta 1994. En la actualidad es Investigadora Asociada Honoraria de esa universidad. 
Ha publicado numerosos artículos de crítica literaria, poemas y narraciones cortas en revistas literarias en unos 20 países. Obras originales escritas en español. Selecciones traducidas al francés, al inglés, al portugués, al catalán, al vasco, al italiano. 
Destacan entre sus libros de poesía: Petits Poèmes, en traducción francesa, Niza, Francia, 1969; Tiempo artesano, Editorial Campos, Barcelona,1973; Time, the Artisan, edición bilingüe, trad. Angela de Hoyos, Dissemination Center for Bilingual, Bicultural Education, Austin, Texas, 1975; En esta aurora, Universidad Veracruzana, México, 1976. 
Sus novelas publicadas son: Hagiografía de Narcisa la bella, Ediciones del Norte, Hanover, New Hampshire, 1985; y Editorial Letras Cubanas, La Habana, Cuba, 2002; Hagiography of Narcisa the Beautiful, trad. Anna Diegel, Readers International, Londres, 1996; La muerte definitiva de Pedro el Largo, Lectorum, S.A. de C.V., México, 1998; Una mujer y otras cuatro, Editorial Plaza Mayor, San Juan, Puerto Rico, 2004. 
Ha escrito además el libro de crítica literaria: Profecía y luz en la poesía de Maya Islas, M & A Editions, San Antonio, Texas, 1987. Y tiene inéditos en versión de papel la novela Combinado del Este, los libros de cuentos: Trisagio de la muerte y Frigorífico del Este. Además del poemario Solitarios del Silencio. 
Ha obtenido los premios literarios: Mención de Honor por el ensayo, “Determinismo y libertad en Jacques le Fataliste”, Círculo de Escritores y Poetas Iberoamericanos de Nueva York, 1969. Mención de Honor, ensayo, “Arte y Filosofía en Muerte y Resurrección de José Ortega y Gasset”, Círculo de Escritores y Poetas Iberoamericanos de Nueva York, 1970. Finalista, poesía, “Poemas del Tiempo”, Ciudad de Barcelona, España, 1970. Mención de Honor, ensayo, “En torno a Luis Cadalso”, Círculo de Escritores y Poetas Iberoamericanos de Nueva York , 1970. 
Mención de Honor, ensayo, “En torno a Luis Cadalso ”, revista Xilote, México, D.F., 1970. Primer Premio, libro de poesía, Tiempo artesano, Círculo de Escritores y Poetas Iberoamericanos de Nueva York, 1971. Segundo premio, cuento, “Trisagio de la muerte”, Sigma Delta Pi, Sociedad Nacional Hispana, Universidad de Maine, Orono, 1973. Segundo premio, cuento, “Hidra ”, revista Silarus, Battipaglia, Italia, 1973. Finalista, cuento, “Frigorífico del Este”, XXV Concurso de Cuentos La Felguera, La Felguera, España, 1974. Medalla de Oro por tres libros: La desnovelización de la novela (ensayo); Frigorífico del Este (cuentos); Tiempo artesano (poemario), L'Academie Internationale de Lutèce, París, Francia, 1974. Finalista, libro de poesía, Solitarios del Silencio, Premio Juan Boscán, Barcelona, España, 1974. Finalista, poesía, “Devuélveme”, Diario de León, León, España, 1974. Primer Premio, ensayo, “La relatividad de la realidad”, Círculo de Escritores y Poetas Iberoamericanos de Nueva York,.1974. Mención de Honor, poesía, “ Nunca podría ”..., “Cuando sólo se llenan las horas ”..., “Pidámosle silencio al miedo ”..., “Otra vez estas flores de mármol ”..., Círculo de Escritores y Poetas Iberoamericanos de Nueva York, 1975. Finalista, cuento, “Grand Central”, Periódico La Verdad, Murcia, España, 1975. Segundo Premio, cuento, “En la otra mitad del Tiempo” , revista Silarus, Battipaglia, Italia, 1975. Mención de Honor, poesía, “ Feelings ”..., revista Amanecer, Buenos Aires, Argentina, 1976. Accesit, artículo de periódico, “Kendall”, Premio Jorge Mañach, Miami, U.S.A., 1976. Una mujer y otras cuatro, novela, entró en el grupo de las seleccionadas para la obtención del Premio Nadal, 1989. 
Mireya Robles comenta: “Comencé a escribir poemas y narraciones cortas a los 13 años de edad. Poemas borrascosos, desolados. Pero también amo el sentido del humor que se manifiesta en mis novelas. Me río con mis personajes y me divierten las ideas inesperadas que se les ocurren. Además de escribir me apasiona viajar. He viajado por varios países y he vivido en Cuba, U.S.A. y Sudáfrica. 
Sudáfrica es un hermoso país que amo. Llegué a Johannesburg el 13 de julio de 1985. Al día siguiente, en el avión de South African Airways que me llevaba a Durban, oí La Guantanamera . Sentí que me daban la bienvenida. Sentí que una puerta se abría para mí. Una puerta a un mundo nuevo en el que muchos mundos convergían en uno solo.” 
“Dejo de sentirme sola cuando creo, cuando escribo,'' ha dicho Mireya Robles. Mireya Robles es conocida como escritora, autora de poemas y de narraciones cortas, y de tres novelas publicadas entre 1985 y 2004. Además, al principio de su carrera literaria, Robles se dedicó a la pintura, brevemente, pero con apasionada intensidad. Las fotografías que siguen son el testimonio de su actividad creadora pictórica de aquel tiempo, principalmente entre 1961 y 1964, aunque algunos cuadros se fechan más tarde. Estas pinturas que constituyen una obra insólita, uniforme en su contenido temático y en su estilo, están basadas en una vida interior profunda. Recuerdan, en cierto modo, la obra de la artista sudafricana Helen Martins, quien construyó en su casa y en su patio un mundo imaginario de estatuas míticas, desde una aldea aislada en el desierto del Karoo, rodeada no sólo por la indiferencia, sino a veces por el desprecio de sus conciudadanos. Como Helen Martins, con la cual sintió una inmediata afinidad cuando la descubrió años más tarde, Mireya Robles creó su arte desde un desbordamiento interior, para conjurar la soledad y la tristeza, con poca esperanza de resonancia en los demás. “Hago rombos de colores para ciegos/ sólo hablo a los que no pueden oírme / todos se acercan cuando estoy dormida” escribía Robles en un poema de 1973 (1). Podemos esperar que el arte de Mireya Robles, como el de Helen, cuya casa con sus extrañas estatuas, después de muchos años de olvido, se ha convertido en un museo cultural sudafricano, se dé a conocer y llegue a conmover a los que se le acerquen. 
La temática de la obra pictórica de Mireya Robles se relaciona con la de su obra literaria. En esa obra, sea poesía, narración corta o novela, el personaje central padece de “mal de vivre”, un desajuste con la vida que lo obliga a buscar escapatorias fuera de la rutina diaria, en la imaginación o en la creación artística. En la novela de Robles Una mujer y otras cuatro, la protagonista se refugia en los sueños – una hermosa casa entrevista desde la ventanilla de un autobús le sirve de escenario imaginario para la visión de una vida idílica con el ser amado. Narcisa, el personaje central de la novela Hagiografía de Narcisa la bella, edifica mágicas chimeneas de ladrillos, chimeneas por donde «saldrá el aire viciado que nos asfixia» (2). (En la pintura de Robles figuran muchos edificios, algunos simbolizando encierro, como «Trecho con edificios», pero también una posibilidad de libertad, como las torres de « Volando hacia el cielo » o la iglesia de «Con los brazos abiertos»). En otra novela de Robles, La muerte definitiva de Pedro el Largo, el héroe se desdobla en varios personajes dotados de omnisapiencia o de facultad de vuelo, en un afán de escapar al encierro de su limitada condición humana. 
(Pinche las obras para obtener una mejor imagen)



Desnudo en torbellino

Tinta sobre cartulina



Edificios volando al cielo

Tinta sobre cartulina


Imagen I

Tinta sobre cartulina


Me conocerás

Tinta sobre cartulina