EL MARIACHI FUTBOLISTA

Helí Fernando Orta Contreras

 


Érase una vez un niño que le gustaba la música y el fútbol. El niño tenía una voz extraordinaria y tenía una gran habilidad para el fútbol, era rapidísimo, alto y corpulento. El niño se llamaba Nicanor González, pero en su equipo de fútbol le llamaban Spidy González.

Un día le llamaron de una Academia de canto en la capital ( México D.F) y al mismo tiempo lo llamaron de una Academia de fútbol, también en México D.F, el pobre niño no sabía que hacer, entonces fue a casa de su abuelo el brujo y adivino.

Al llegar a la casa de su abuelo le preguntó:- ¡ Abuelo, no sé qué hacer! ¿A dónde voy, a la Academia de canto o a la Academia de fútbol ?
Y el abuelo le respondió:- Hijo habla con tu alma y mente y ellos te dirán que deberás hacer. En el fútbol te pagarían muchísimo, y si tienes suerte y fuerza en la música serás una estrella.

El niño pensó y pensó, y se dijo:- ! Voy a hacer las dos BUEY, mariachi y futbolista. Después de un tiempo el niño se volvió adulto, y ahora es uno de los músicos más reconocidos en el mundo, y ya está retirado del fútbol, pero fue uno de los mejores futbolistas de la historia de ese deporte, junto Péle, Maradona y Zidane.
Está historia demuestra que con fé, ganas y esperanza a cualquier parte sin importar cuantas dificultades hallemos en el camino.