LA NIÑA Y LA MARIPOSA

Vannesa Ahumada Poblete

 

Había una vez una niña llamada Carla que vivía en el campo con sus padres.  Esta niña era muy curiosa y le encantaba ir al bosque a pesar que sus padres se lo habían prohibido, igual ella iba.

Cuando fue al bosque se encontró rodeada de muchas flores, árboles y plantas y de pronto…, se encontró con una mariposa hermosa y de variados colores.  Carla estaba cada vez más impresionada al ver una mariposa tan bella a quien llamaban “Maravilla”.

Carla y la mariposa se hicieron grandes amigas y un día la niña le preguntó a la mariposa: ¿Por qué te dicen “Maravilla”? y la mariposa le respondió: Porque hago cosas maravillosas que a los demás les gusta hacer.

Un día a Carla se le hizo muy tarde en el bosque y tenía que regresar a casa.  Sus padres estaban muy preocupados y enojados con la niña por su desobediencia y le prohibieron estrictamente ir al bosque.


Al otro día, la mariposa esperaba a Carla muy contenta, pero no sabía que no se verían nunca más.  Carla lloraba y lloraba, porque sus padres no le permitían ir nuevamente al bosque.  Pero un día ocurrió algo maravilloso.  Carla despertó en el mismo bosque donde se había encontrado con su amiga la mariposa y jugaron, jugaron mucho y estaban muy felices, pero de repente la mariposa le dijo: “Carla, te tengo que contar algo muy triste” y la niña le dijo: ¿Qué cosa?  A la que la mariposa respondió: “Es que mis padres se van a ir de este bosque y yo tendré que irme con ellos”.  La niña muy triste entendió y le dijo: “Algún día nos volveremos a ver”  y la mariposa en recuerdo le entregó a la niña un canasto de pétalos que le daría siempre muy buena suerte.  Y así las dos amigas se despidieron muy tristes y prometieron que algún día no muy lejano se volverían a encontrar y pasó por un zapatito roto, para que en otra ocasión contemos otro.

 

6to. Año Básico
Escuela Gabriela Mistral
G-425 La Retuca
Corporación Municipal de Educación de Quilpué
Región de Valparaíso