JIPIRAPAFAPA

Julia del Prado

 



Hoy se subió a mi almohada una jirafa, le conté la historia de la leche asada. Ella aplaudió la historia y juntas alegres nos pusimos a saltar en la cama, lo hicimos varios días no tan seguidos, pero la última vez rompió el techo con su cabezota, se quedó si vieran ustedes con una cara de anodada y miraba al cielo. El techo hizo: plum plum.

Vino mi amiga Soledad que ante esta calamidad me dijo:
-Yo repararé el techo y no despidas a tu jirafa, es nuestra amiga.


Animación Francisco A. Villarreal 

La jirafa repuesta ya del susto recordaba –otra vez- la historia de la leche asada, le puse una fuentaza en el patio de mi casa. Si vieran su cara de placer  mientras comía. Me preguntaba que de tanto comer este postre, no se enfermaría del estómago. Eso si les digo ella no estaba asada. Sonreía y enseñaba sus  dientotes, hasta que finalmente cayó al suelo con un intenso dolor de barriga. Fui a la farmacia, con una receta del veterinario y le traje calmantes.

Ahora está tirada en el jardín, toma el sol alicaído de las cinco de la tarde.

Esta jirafa cómo se divirtió con la leche asada y su historia; historia de la leche asada parecida a la historia de Sherezade.

 (Perú)

Derechos reservados