Buen encuentro
Peroba Rosa
66 x 15 x 14 cm
 



Eugenio Solari, nació en Buenos Aires, el 20 de agosto de 1954.  Comenzó desde pequeño a tener inclinación por el arte.  A los once años, según el mismo dice, tuvo la inmensa suerte de estudiar profundamente perspectiva en la Marina Argentina, donde fue becado, siendo su profesor el Sr. Spadaveccia.   De su curso de 102 compañeros, fue premiado con el tercer premio en la exposición anual.   Paradojicamente, no fue muy apoyado para dedicarse al arte, dentro de su familia, pero así mismo sus dotes naturales de vez en cuando pudieron manifestarse en diversos trabajos.
Desde joven aplicó su creatividad siempre que tuvo oportunidades.
Siendo descendiente de familia conservadora con raíces europeas, aprendió en su casa diversas cuestiones en relación a restauración de muebles, decoración y construcción.
A los 17 años pasó un tiempo trabajando en diseño y producción de ropas de cuero.
De los 18 a los 21 se dedicó a la Carpintería Naval restaurando y modificando barcos de vela. Siendo que también participaba de los estudios de amigos en la carrera de Arquitectura, para los que acostumbraba hacer dibujos de perspectivas.
Indignado e impotente delante del régimen totalitario y represivo de Argentina, a los veintiún años se mudó para el Brasil. Y en Río de Janeiro, trabajó con restauración de muebles y estampado en tela. Enamorado de ese país, vivió allí hasta 1982.
A los 27 fue convidado a participar en un proyecto para TV en Buenos Aires. Así fue que empezó a trabajar con látex y marionetas hechas como caricaturas de personajes famosos, ya que el trabajo era para un programa humorístico basado en el original inglés Spitting Image, cosa que lo estimuló sobremanera.
En esa época también trabajaba en estampado de telas en su taller.
Después, con el nacimiento de su hija, sintió que debería salir de la gran ciudad y se mudó con la pequeña familia a Tafí del Valle en la Provincia de Tucumán, región tradicionalista donde se dedicó a trabajar con alpaca y plata en arte típico de los gauchos argentinos de la época Colonial: Platería Criolla.
Buscando expandir su campo de trabajo posteriormente se mudó a San Carlos de Bariloche, todavía dedicado a trabajar en metales en cuestiones de decoración y artefactos relativos a hogares de leña.
Fue por causa de un fuelle escocés que restauró, que pasó a producir estos artículos, a veces con una cara revestida en chapa de latón (bronce), gravando en ella un paisaje telúrico con ácido; o entonces tallando en esa cara, por ejemplo, una cabeza de un carnero bien detallada.
Mas tarde, también en Bariloche, se dedicó a la construcción de cabañas de madera, donde aplicaba sus conocimientos de Carpintería Naval fusionados con el respeto por lo rústico y naturalmente bello. Y ahí se familiarizó con el trabajo de escultura en madera, por trabajar en ella a diario.
Acabando su matrimonio en esa ciudad, un golpe duro de la vida, fue invitado por la Directora de la Escuela de Arte "La Llave", dependiente del Estado, para dar un curso de Efectos Especiales.
En 1992 participó en el Shopping del Lago haciendo una serie de esculturas para la decoración, en bloques de Tergopol de 26kg de densidad, revestidas con Resina Poliéster y pintadas con Laca Poliuretánica, aplicada con Pistola Aerográfica y Aerógrafo.
En 1993 hizo la decoración del bellísimo show-room Indochina de objetos y muebles importados de Vietnam, en el barrio de Palermo Viejo en Buenos Aires, con un viejo amigo de la Marina, también artista y entonces importador, Nicolás Kyrkiris.
En 1995 hizo la decoración del Restaurante Gardelito, dentro de lo que el propietario Carlos Guaragna tenía como objetivo, siendo que luego se tornó un point del conocido barrio.
Seguidamente partió de viaje para Malasia e India, de donde volvió con la convicción de que debería dedicarse a trabajar en Escultura. En Kuala Lumpur había trabajado en la decoración de un lujoso restaurante, que además era lugar de baile y shows musicales Caribeños, haciendo parte de la decoración con esculturas de Tergopol revestidas en Yeso Piedra.
En 1998 retoma la decoración de Gardelito, ya que Guaragna había ampliado su restaurante, por el éxito de su buena cocina y el atractivo de la decoración con un toque Oriental.
Para los festejos del nuevo siglo, Eugenio vuelve una vez más al Brasil, llegando en 2002 a São Luis do Maranhão, donde dictó en la Zona de Arte, de Claudio Costa, un curso de manejo de materiales variados para la realización de moldes y reproducción de esculturas, donde participan varios artistas locales, prestigiando el curso y generando una experiencia muy interesante para el mismo. Entre los participantes estuvieron Marlene Barros Ribeiro, pintora y luego escultora bien conocida en aquella ciudad, con quien siguieron cultivando una sincera amistad; Ana Borges, pintora de buena fama en São Luis; Paulinho César Carvalho reconocido especialista en azulejos; Romana María Tavares Lima ceramista y Adrianna Karlem artista plástica.
Durante el mismo período participó del curso de Cerámica que Romana Tavares estaba dando en el Centro de Arte Odilo Costa Filho. Allí comenzó a hacer unas esculturas que después se transformaron en velas, cuando comenzó a reproducirlas. Fue invitado a exponerlas en la Galería de Arte de la pizzería Maiorasca del Barrio Callao, donde el propietario Mario Cella hacía también funcionar en el edificio contiguo la Agencia Consular de Italia. Allí permanecieron a la venta por un largo período.
Volviendo al Planalto Central en el Estado de Goiás, donde ya había vivido anteriormente, continuó trabajando en el estudio de moldes de Caucho de Siliconas para la reproducción de figuras en cera, con la intención de llevarlas posteriormente a Fundición de Bronce y para reproducciones en Piedras Sintéticas ( resinas con cargas minerales). Investiga también, en una delicada pieza que evoca su paso por la India, la talla de madera, en Peroba Rosa.
Más tarde, ansioso por experimentar escultura en piedra, viaja a Cachoeira do Campo, cerca de Ouro Prêto, Minas Gerais, donde se establece por un tiempo y practica en Esteatita ( pedra sabão ). Después de algunos meses resuelve pasar al Mármol, por el que siente mayor atracción, pero sin medios para encarar una producción resuelve dejar eso para más adelante.
Vuelve a Goiás y comienza a desarrollar esculturas en Ferrocemento, con lo que se siente muy a gusto.
Actualmente está proyectando trabajos y cursos para muchachos de familias carentes en São Luis do Maranhão, donde pretende establecerse definitivamente.

(Pinche las obras para obtener una mejor imagen)




Meditación y sexo

Cera

15 cm


Nadadora I

Arcilla

40 cm


Nadadora II
 

Mármol sintético
40 cm


Totem

Madera

 

 

Logo3.jpg (1650 bytes)
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores -  Misceláneas - Parvulario - Graffiti
Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Enlaces - Contáctenos
Ediciones Anteriores 
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario
Copyright © 2000/2007  cayomecenas.com  - Todos los derechos reservados.