AMOR DIGITALIZADO

Rebeca Montañez




Mi Amor:

¿Qué tal estuvo tu día de trabajo? Para mí, el día ha sido eterno sin verte, extrañándote y cada minuto más enamorada de ti. 

Tú que me conoces, sabes perfectamente que soy una mujer apasionada, demandante de muestras de atención y cariño. Sé que advertiste desde el primer día que acordamos vivir juntos que nuestra relación fusionaba a dos temperamentos opuestos: el tuyo y el mío, ya que a ti las demostraciones amorosas te atraían tanto como una parrillada a un vegetariano, como un plato de patatas a un caníbal; y lo peor es que tu termómetro de pasión siempre marcó los grados en forma antagónica al mío. Debo confesar que en un inicio creí todo esto subsanable pero al pasar el tiempo aquello comenzó a impactar en mi autoestima.

Porque sabrás que dejaron de resultarme agradables (y suficientes ) aquellas charlas sobre literatura, filosofía y cibernética que solíamos tener en nuestra cama - justo a la hora de acostarnos- para alimentar de nuestros doctos espíritus. No sé por qué, yo sentía que nos faltaba algo más...

Pero a grandes males, grandes remedios. Hoy quiero revelarte algo. En mis largas incursiones a la red, di con la solución a este asunto. Contacté con un neurocirujano afamadísimo, el Dr. Ríus. Él tiene una página de consejería para parejas en crisis. No es que tú y yo estuviéramos en estado crítico... pero Amadeo, poco faltaba.

Sin pensarlo demasiado, hice una cita. El galeno en cuestión, después de escuchar pacientemente mis cuitas, de secar alguna lágrima, me explico el gran hallazgo científico.

Se trataba de algo relativamente sencillo: la implantación de un micro-chip a nivel cerebral, el cuál, mediante impulsos eléctricos proporciona a quien lo porte ; una serie de sensaciones que inician con lo estrictamente relajante y paulatinamente desencadenan en un alto nivel de sensaciones eróticas. Se inserta entre los lóbulos frontal y parietal, que, como se sabe, son el asiento de las emociones y sensaciones. Me explicó que bastarían una serie de pensamientos propicios para activar en segundos la frecuencia electrónica, y con esto, se dispararía de inmediato el placer... 

Tal vez te ha extrañado verme apacible (a pesar de tus escasas o nulas demostraciones verbales y físicas) y con una sonrisa de satisfacción casi permanente en el rostro, Ya no hay misterio. Se debe a lo anterior: tengo el implante hace 3 meses. Mi conciencia no podía mas, y te lo digo hoy.

Como en todo, pese a la modernidad, hay cosas no previstas. Este sistema me propicia algunos sobresaltos. No sabía que este circuito es ultra sensible. Así que cuando transito cerca de emisores de alta frecuencia tales como antenas aéreas, el aparatito se me dispara y provoca verdaderas sacudidas eróticas. Eso, entenderás, me preocupa por lo inoportuno del lugar ó compañía en la que me encuentre. No obstante quiero que sepas que pese a todo inconveniente, estoy dispuesta a sufrir y sacrificarme porque estoy feliz de que nuestro amor esté a salvo, cielo mío.

Por cierto, Amadeo, para esta noche, te he dejado en el refrigerador un platillo exquisito, debo salir en unos minutos. No sé a que hora estaré de regreso y no deseo que pases hambre por mi culpa.

Para cuando leas esta carta, estaré cenando con el Doctor Ríus en ese hotel que se ha inaugurado la semana pasada. Él quiere platicarme algunas innovaciones que los japoneses están realizando en la nueva producción de microswitchs. Me asegura que la tecnología de punta nos será de gran utilidad. Cariño, hay que estar a la vanguardia, la ciencia avanza día con día. 
Hasta la vuelta, mi vida.
Te ama, 
Beatriz

Logo3.jpg (1650 bytes)

Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario - Graffiti  

Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Enlaces - Contáctenos

Ediciones Anteriores:
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario

Copyright © 2000/2007 cayomecenas.com - Todos los derechos reservados.