LA PRIMA SOFIA

Manuel Antonio Montenegro Reyes

 

Con los primeros rayos del sol, Ruben saltó de la cama e inició su aseo personal, como todos los días antes de salir para la escuela

Era un viernes a finales del año 2000, y de especial solo tenía la izada de bandera; de las últimas, y en la que, posiblemente, como le había comentado la profesora Cristina, el sería uno de los afortunados escogidos para participar en tan importante evento; además, vería a su prima Sofía que ( su calendario era distinto o adelantado ) vendría a visitarlos y por la que guardaba profundo cariño y respeto. ! No sabía porque lo emocionaba tanto lo de la prima Sofía; ni entendía el regocijo que lo invadía cada vez que, tal ves sin quererlo, le dejaba ver la parte alta y desnuda de su hermosa pierna !. ! No sabía que le atraía!. Si eso, le era común con su hermana y, con ella, no pasaba lo mismo. Y, algo inexplicable: la atracción que ejercían los cucos de su prima cuando los veía colgados en la cuerda del patio. Nada entendía; pero le llamaban la atención.

Rubén tenia solo diez años y Sofía doce. Cuando estaba de visita, casi una semana, se la encontraba camino a la alberca del patio con la ropa a medio quitar. Una vez lo llamó para que le pasara algo conque cubrirse y cuando se acercó, junto con un ‘ siempre se me olvida la bendita toalla’ estaba completamente desnuda. Se quedo con los ojos espernancados, a punto de salirsen de las órbitas; y solo reacciono cuando ella, ya cubierta, lo movió y le dijo, con cierta picardía ¿¡ nunca ha visto nada igual ¡?. Aquella noche, no pudo dormir, manoseando con su Prima un sueño erótico; que le valió, al otro día, un "estas ojeroso Ruben" de su madre cuando le sirvió el desayuno. El miró a Sofía como si fuera su cómplice y sin decir palabra se paro y se fue.

Ahora, cercano al medio día, estaba esperando el bus por orden de su madre para recibir a la prima. Recordaba la ocasión que Sofía había saltado del vehículo, con su morral terciado a la espalda, y con unos chores, que a él le parecieron espectaculares, al roce con sus piernas, cuando ella lo abrazo y besó. ! La Prima estaba increíblemente bella, terriblemente hermosa y despampanante!.

"Me has pensado" le pregunto, y él, asintió con la cabeza;"¿ mucho, mucho?" repitió. Y él, volvió a moverse afirmativamente. "¿ Y Carlos, José y Pedro?" preguntó por sus amigos; y, ahí si no le gusto a Ruben. La prima Sofía entendió el gesto y rozando su rostro con el de él, cariñosamente comento "¡ tu eres mi encanto Primo!" Ya lo veras!. Y así fue. En la noche, cuando se corto la energía y mientras pretendían encender una vela, en lo espeso de la oscuridad, Sofía apretujó a Ruben besándolo desaforadamente y brincó al otro lado con rapidez, de modo que la luz volvió, sin que nadie alcanzara a prender la tal vela.

Ruben entonces, salió de su asombro y vio la alegría de su Prima y el guiño del ojo izquierdo; esa noche volvió con el sueño erótico.

Ruben no entendía lo que pasaba, pero le gustaba y siempre esperaba algo nuevo en cada visita.Ahora, esperándola, volvía a mirar dos o tres años atrás. En una ocasión cuando regresaba de despedirla, y mientras su mamà le preguntaba por su Prima y él respondía un " se fue" veía con entusiasmo los interiores de Sofía colgados en la cuerda. Se le olvidaron- se dijo-. Y los guardó en su closet. De noche, sobretodo, los sacaba para mirarlos y convertirlos en su sueño erró La Prima Sofía se le había convertido en una obsesión pasional indescriptible, fantástica y casi enfermiza.

Ciertas ves, y en horas de la noche, entró al cuarto de Ruben. "Vamos Primo" dijo en voz alta, para que oyera su tía. "Vamos a rezarle al Divino Niño" dijo, colocándose el dedo índice, de la mano derecha, sobre los labios, en señal que iba hacer una cosa distinta. Se acercó, bien pegadita a su Primo, le dio un beso en la boca apasionadamente y, mientras pronunciaba el padre nuestro en voz alta, tomo la mano de Ruben y, alzándose la bata de dormir, se la coloco por dentro del calzón en su pubis. El entendió lo que quería y mientras seguía la oración ella enloquecía con las caricias y el dedo de Ruben. Jadeante, suspendió la oración y mientras apretaba los labios trajo fuertemente a Ruben y bruscamente se apartó. Se quedó mirándolo y mientras tomaba respiración, le dio un beso y salió.

Esa noche, el pobre Ruben volvió con sus sueños y fantasías.

A la noche siguiente, aprovechando la ausencia de su hermana, buscó a su Prima que dormía y moviéndola con sus manos le dijo en voz baja y suplicante ‘ Sofía, déjame acariciarte’ y Ella sin mirarlo le dijo "Ahora no, mañana" y al otro día se fue.

Mientras esperaba la llegada del bus, Ruben no paraba de mirar el pasado. ¡ Gratos recuerdos! Como la vez, siendo más pequeños, que lo tomó por el brazo y le dijo"eres mi novio y no puedes andar con otra". Y él caminó a su lado contento: eufanándose de tener el cariño y el amor de su Prima.

Y, ahora la esperaba. Esperaba a su prima Sofía.

Logo3.jpg (1650 bytes)

Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario - Graffiti  

Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Enlaces - Contáctenos

Ediciones Anteriores:
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario

Copyright © 2000/2007 cayomecenas.com - Todos los derechos reservados.