DIAS ACIAGOS

José D. Diez

 

Aciagos los días que ya vienen solos, arrastrando cadenas del pasado, sin proyectos o con proyectos banales que me sumen en el hastío por vivir. Las cadenas sólo suenan con ecos mortecinos, como si sus eslabones fueran de corcho; los proyectos sólo apuntan sueños de viejo incapaz de vivirlos, o incapaz de aprehenderlos para sentirme flotar en el ensueño que mata la realidad. Y sin embargo, debo vivir el día, como prisionero al que le señalan un horario implacable. Me levanto, ¿qué toca hacer ahora?, me pregunto. Conecto con las ventanas por las que me asomo y sólo veo las rejas que me impiden escapar. Subo y bajo escaleras de mi casa de tres plantas, como si subiendo esperara encontrar el cielo prometido, y bajando obtuviese una prórroga de vida terrena; me acerco a la tierra tierra y huelo la humedad de la noche sin aromas de amor; es mi ejercicio diario para mantenerme en forma física, aunque no consiga con ella albergar segura mi alma.  Y el resto del día caminando atrás y adelante en un espacio tan limitado, que antes de dejar un muro ya estoy tocando otro. ¿Y qué espero, en los intervalos que me permiten los suspiros?   Espero que llegue la noche que devuelve la libertad a todos los presos del día. Pero la noche, mi noche, sólo me hace vislumbrar lo que será el día siguiente. Una de esas noches, se equivocará

 

Ver entrevista por Zoe de Olmedo

 

Logo3.jpg (1650 bytes)

Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario - Graffiti  

Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Enlaces - Contáctenos

Ediciones Anteriores:
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario

Copyright © 2000/2006 cayomecenas.com - Todos los derechos reservados.