SOBRE EL FIN DEL MUNDO

Osvaldo Drozd



En el texto de 1914: Introducción del Narcisismo, Sigmund Freud dice que toda la retracción de la libido en el yo, es decir el vaciamiento absoluta de ella del objeto amado o la operación inversa, el haber depositado todo en aquel objeto habiéndose quedado el yo vació y deslibidinizado es la doble causa de las fantasías del Weltuntergang, del fin del Mundo, munida esta operación libidinal a una recolección de relatos bíblicos, literarios, proféticos y poéticos.

En ese momento histórico preliminar a la gran guerra europea, estos eran las fantasías y los acontecimientos verbales acerca del fin del mundo, pero hoy hemos ido mucho más allá de la fantasía, la característica actual del Weltuntergang no es algo que solamente pueda tener vida en la imaginación sino que la característica actual del mismo es su productibilidad real. La producción de energía nuclear, la instalación de armamentos tácticos, los basureros atómicos, la miseria reificada en el seno de un capitalismo estructuralmente en crisis que produce una cada vez más amplia marginación y enajenación de las amplias mayorías, un social cada vez más fragmentario, la lúdica genética, la polución ambiental, los desastres ecológicos, un estado de guerra molecular y permanente y todo lo que al parecer obtiene esa misma direccionalidad nos somete a una muy precisa lógica de disuasión que nos convierte a todos en rehenes: “¡guarda con la catástrofe!”, la productibilidad de la catástrofe es la catástrofe misma. Pareciera como que viviéramos en la agonía misma intentando disfrutar de la vida o lo que nos queda de ella como debiera hacerlo un enfermo terminal sin síntomas. Hoy pareciera como que la actualidad de las fantasías solamente fuera el goce efímero y mezquino. Esta realidad me hace acordar a una reflexión hecha como pregunta que escuche hace mucho tiempo: “¿Qué harías de tu vida si supieras que la semana que viene se termina el mundo?”.   La primera respuesta que a la mayoría se le ocurre es que hay que quemar todos los cartuchos que le quedan, ya que uno se sacaría de encima el trabajo que implica pensar el futuro. La catástrofe o lo que es lo mismo su productibilidad parece habernos sumergido en el más patético inmediatismo.

Logo3.jpg (1650 bytes)

Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario - Graffiti  

Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Enlaces - Contáctenos

Ediciones Anteriores:
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario

Copyright © 2000/2007 cayomecenas.com - Todos los derechos reservados.