OJOS 

Felipe Marcano Buénaga

 

 

El ojo de la noche está sucio, porque la noche es una mancha que surgió del aceite vertido en un lago, a su vez sucio, perturbado y sin esperanza. 

El ojo del día es el sol, que quema, magulla, a la vez hace crecer a los gusanos que en otro tiempo fueron las pesadillas de todos los muertos. 

El ojo de tu coche, es el tubo de escape, que hace y dice todo lo que el interior-motor, quiere mostrar, la cobardía de tu coche y la contaminación de toda, toda, nuestra alma. 

El ojo del mar es la marea de peces muertos que nos saludan con esa expresión que quiere que seamos culpables de nuestra condición. 

El ojo del amor perdido es el laberinto que te conduce por el centro, desviándote hacia la nada dolorosa, mientras procuras pasar el tiempo, el viento y leer revistas entretenidas, enredadas a tu pelo. 

El ojo del porche se pierde en el horizonte, porque no está aquí, siempre está allí, y allí y allí. 

Logo3.jpg (1650 bytes)

Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario - Graffiti  

Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Enlaces - Contáctenos

Ediciones Anteriores:
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario

Copyright © 2000/2007 cayomecenas.com - Todos los derechos reservados.