ALEJO

Araceli López Gallardo 

Alejo lo miró con los ojos tristes, se acercó lentamente, le puso una mano en el hombro y lo invitó a sentarse.

¡Qué nombre Alejo ¡ - pensó -

Se sentaron en el banco impecablemente blanco, tanto que hasta parecía antinatural, no tenía ni una sola mancha, ni un solo raspón . Resultaba extraño pero ... ¡ Esa costumbre de fijarse en los detalles ¡ Si, decididamente era enfermizo. Miró al hombre que le sonreía a la vez que le preguntaba : 
_ ¿En verdad le interesa?
_ Si, por supuesto que si - respondió nuestro protagonista -
_ Bien, empezaremos, entonces.

Había pasado el Verano y el Otoño se hacía desear. Empecé a sentirme dichoso, es la estación que más me gusta, tanto como los trajes con chaleco y los zapatos lustrados, evidentemente las camisas y las corbatas deben hacer juego. Puedo parecer vanidoso, no importa estoy diciendo la verdad, mi verdad., es real que no me canso de mirarme y observar desde todos los ángulos posibles que mi vestimenta esté en orden hasta el último detalle.

Sucede que, el Otoño, los trajes, la soledad y mis escritos son las cosas que amo, lo demás es secundario. Nadie puede comprenderme, tal vez Ud. lo entienda porque es compositor, tal vez ... Ella no lo entendía, era vulgar .Logró enfermarme, al menos creyó que yo estaba enfermo, se había convertido en una persona asfixiante. La odié con toda mi alma., sin embargo sentí pena cuando comprobó que yo no la reconocía, aproveché y fingí reconocerla, le dije que se sentara al lado mío- Y me creyó ¿Sabe? Yo, yo estaba muy fastidiado con su actitud, siempre le había dicho que no la quería, que no podría quererla nunca . Su embarazo me obligó a casarme con ella. Perdí mi libertad. La odié con toda mi alma.

¿Ella y su San Antonio ¡ Ese día después de la misa de los panes, pretendió que yo comiera un pedazo de pan con no sé qué cosa que le habría metido adentro., posiblemente creyó que no me daría cuenta. Por eso la invité a sentarse, por eso le hundí el cuchillo, por eso me bañé con su sangre.

Luego vi venir a mis "captores " por el espejo. Por eso sonreí cuando me miré en él por última vez.


       

Logo3.jpg (1650 bytes)

Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario - Graffiti  

Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Premio Mecenas - Enlaces - Contáctenos

Ediciones Anteriores:
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario

Copyright © 2000/2005 cayomecenas.com - Todos los derechos reservados.