MARINA I©
del libro "Riberas de Lluvia"

Marcelo Luna


Un tenue amanecer florecía
en la piel de tus caderas,
como brisa fugaz abrías al nocturno
visitante de los montes
tu seno ardiente de espiga.
Y el fuego sensual en volutas
que una lejana costa vierte
en rocío silvestre
de sueños.

Seniles, desde los muelles llegaron hasta tí,
ateridos, trémulos, los pescadores
turbios que el mar enumera.
Fue rodear como un suspiro tu cintura,
y rememorar cuan hondo
es el crepúsculo
iluminado
por fuegos
de San Telmo.

Bajo los pilares gruñe la resaca,
en la sofocante tarde,
nube sobre nube, desde
el horizonte vacío
susurra la borrasca;
entre mirtos al viento como pálido
velo de una noche sin luna,
dobla el badajo
de la capilla.

Arrastrada por las olas, una barca encalla
en la caleta con su carga de ostras,
la penumbra desliza un nombre
que fue una sombra.
Se engarza en redecillas el murmullo,
los faroles opacan la niebla,
iluminan el largo, envanecido
despojo de un ahogado.

El nombre de él.
El nombre de ella.

Hasta el alto peñasco de encinas
trepa mi alma
que es una delicia,
zarzas de laburnio
penderán del hierro de su cama.
Como una obscura verguenza.

Y yo seré su amante...

 

 

 

Logo3.jpg (1650 bytes)

Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario - Graffiti  

Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Enlaces - Contáctenos

Ediciones Anteriores:
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario

Copyright © 2000/2007 cayomecenas.com - Todos los derechos reservados.