EL ÚLTIMO SEGUNDO DE LA TARDE

Francisco Azuela

Poeta mexicano

                                   A la compañera de mi vida, Carola

I
En la agonía de un segundo,
vi su rostro,
ni pétalo de lluvia
ni pétalo de rosa,
escarcha de lágrima perdida.

Vi el rostro que no se olvida,
rostro de patrias compartidas.

Viento,
espejo de laguna.

Acaricié su pelo,
laguna de nieve en flor
lleva inscrito su nombre
como llevan inscrito
el signo de libertad sus alas.

Vi su nombre y me quedé con él,
su rostro y me quedé con él,
el alma de sus rosas marchitas
y me quedé con ellas;
el alma de su patria dolida,
el alma de su historia
de su vida,
sus recorridos de mujer,
su pasado,
su presente.

II
En el temple de su corazón
está escrito mi nombre,
están escritos los alientos
de su secreto íntimo,
el paraíso de su soledad,
mapa de su desolación,
manto de esperanza;
el aura de sus ojos,
de sus labios;
fragua de mujer
en su corazón.

La amo en mi soledad desgarradora de patria.


III
La amo por ella,
mi suerte de vivir,
de morir,
mi suerte de amar.

La amo por llamarse como se llama,
detonadora de mis emociones,
mis alcances,
mis luces,
mis vientos
y ríos de vida 
en el fondo desbordante.

IV
Cielo e infierno,
Altiplano azul para acostarme en él,
cuello de cisne,
abismo,
roca,
beso desfigurado de ser en flor.

V
Amada de mis cantos secretos 
cargados en las alforjas de los sueños,
como un horizonte de los Andes
en el último segundo de la tarde
beberemos en el Illimani
el agua delgada de nuestras vidas.


La Paz, Bolivia, 26 de enero de 2003


 

 

Logo3.jpg (1650 bytes)

Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario - Graffiti  

Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Enlaces - Contáctenos

Ediciones Anteriores:
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario

Copyright © 2000/2007 cayomecenas.com - Todos los derechos reservados.