RA-ZONES

Enrique Caballero

Razono tus secretos femeninos- fundamentos de mujer -sutil ternura- que estrechan dimensiones donde es posible ennoblecer corajes, reemprender y continuar con sus valores importantes, poder concederse a reverenciar con respeto a esas etapas vaporosas, fiel reproducción de los ciclos de la naturaleza en divinidad con su hermosura.

Ellas, lo más bello, necesitan transparentar la potestad ante lo humano, porque fueron y están creadas, similar a su figura y comparable en semejanzas capaces de auscultarse íntimas, profundas, subjetivas, verse en el afuera, al través de todo el infinito. 

Cultura que evalúan las prudencias femeniles por su menstruación, la desfloración, amores, el embarazo, alumbramientos, menopausias, deshonras, abusos, violaciones, soledades, duelo…, en el entorno de mujeres a través de la alquimia de su embrujo en atractivos. 

Su biología murmurada o desdeñada donde nunca se había permitido percibirlas, como acto sagrado nexo de unión con el devenir del ciclo nomológico. En un ámbito sostenido en lo denominador o equivalente en el plano espiritual y cotidiano; basado en estructuras jerárquicas donde se enaltecen los valores coligados a lo vivaz como: El sol, el intelecto, el realismo, la razón, la lógica, el pragmatismo, la linealidad, el derrame heroico de sangres, los valores tradicionalmente asociados con las náyades, huríes, sílfides, dríadas, oceánidas, ondinas o nereidas… Diosas todas, reinas del planeta creación de humanidades, es decir: la luna, la intuición, sus perspicacias la fantasía, la magia, las flores, la ilación de conexiones, la música, las contornos, la poesía y sus perfiles, la lobreguez del útero cuál profundidad-melancolías, los ciclos perimetrales de la vida, trance por el sueño eterno, el retorno o renacer, su desopilación nauseabundo y sus etcéteras.

Nuestro planeta, arrasado por conflictos tenaces, rivalidad y guerra, envenenada por medio de la contaminación constantemente, desechos tóxicos, la depredación de recursos naturales irrecuperables ha sido gobernado desde hace mucho tiempo, por un sistema social, político y religioso que consideran a la excepcional naturaleza como material descartable, cosa equívoca y fingida en la mente de algunos dementes en conceptos.

Ese instinto las hace buscadoras, en forma relevada, que las libere de concepciones místicas, arcaicas. Todos los sistemas tradicionalmente beatos ven a la deidad creadora cuál términos insípidos.

Si bien es cierto que algunas mujeres han logrado un sitio preponderante, solo acceden a él si se mimetizan, compartiendo historias de sus vidas, experiencias soñadoras, ubicándose en contacto con el mundo a partir de diferentes artes y sistemas.

Necesitan emprender un viaje iniciativo con el fin de deslizarse dentro de su ser, con el objeto de sanar marchitas grietas, no cerradas, enfrentando a sus sombras para tomarle la energía y que ésta se transforme en fuente creativa que enriquezcan sus historias.

Reconectarse con la esencia, es vincularse con el universo los misterios son ritos de paso o transformaciones, son una parte profunda de sí, comunes o extraordinarias como algo sacrosanto e inspirador. Sus vidas, amores y muertes son temas míticos, antiguos y universales.

Al reclamarlos y honrarlas es ponerse en contacto con el propio poder y con la maravilla de ser hacedoras de la vida.

Comenzó hace tiempo la danza entre las selvas, tejiendo los caminos de caminos...... se sabe, lo sentimos..., en nuestros corazones, en nuestro latir, en vuestros vientres, en el flujo misma que recuerda el ciclo de la vida, en los ciclos femeninos, y ya sin sangre, volviéndose ancianas, sabias, más mujeres, desentrañando como madres exquisitas qué es lo mejor para sus hijos, los hijos de la tierra, aquellos que acunaron, aquellas que cuidaron ante cada traspié el celaje de sus ansias a desvelos.

Un círculo formado en sus páginas que platican de amor, evolución, equilibrio, dedicación
porque la solemnidad está en rendirle honor a la vida en cualquier forma como sea, en este mismo mensaje se realiza un culto a lo femenino de dar la existencia en manos de ellas, designadas por Dios, en todos sus conceptos, el cual no excluye lo del hombre, todos conmovidos a entrar en el ambiente venerable, y celebrar el despertar de la conciencia por el equilibrio en el planeta, porque ella es nuestro hogar, nuestro sustento, nuestro árbol..., y hemos de cuidarla como madre substancial que es para sus hijos e hijas tomando conciencia como venas semejantes, a ríos, lagunas, nubes y mareas que se nos secan, y todos nos evaporaremos con las mágicas doncellas…

Vivamos sosteniendo sus alientos, que sintamos el milagro del Dios original, en cada uno de nosotros, es, quizá la concepción hecha con el necesario movimiento, enseñanza con metamorfosis, sin ser confundidos con la repetición de mañas centenarias, tácticas y métodos gestados por el pensamiento respetable homónimo al esquema del mundo, ésta, que basa sus éxitos, victorias y triunfos en sacudir a otros, la cordura del mundo, ésta, que hace de todo en lo que toca -educación, amistad, familiaridad, valores, trabajo- pedestal del que se sirve para asolar, lucrar y forjar su meramente fama personal, poder, dinero, prestigio, etc., un altar de servicio, para fortalecer e iluminar la consagración del alma, del uno mismo.

La actitud y comportamiento que marcan las diferencias de lo existente sobre quién se apodera de si mismo para ser, y quien domina a costa de su ser, para no ser la llegada de personas -mujeres u hombres- a espacios en toma de decisiones, en niveles antes dominados; una diferencia de pensamiento, sentimiento, acción y aplicación de ese ser individual y trascendente a lo corriente; antorcha que deserta; siendo intención en energía, conformados por sol con luna, de noches con los días, por arriba por abajo, y viceversa, donde las amo entre mi ser, y entre ustedes, sobre lo todo indivisible de vuestra convivencia virtuosa y soberana; lo que el Todopoderoso o Ser Supremo ha unido, nadie, ni nada nos podrá separar, principio éste que atribuido al intento fidedigno de hacer, computar y describirlo todo, confiere la feliz permanencia de un aquí y un ahora, vertido en el aletear de cada uno de nosotros que concilian aptitudes, vigores, ondulaciones y cadencias de la rumba de la vida prodigiosa, quién acaricia con ternura intelectual y etérea, un reencuentro entre su luz de amor esperanzado…

Sólo soy un traficante del amor que por encima de todo, las ama a contra besos.- 
(Querrién ® de Venezuela)


  

Logo3.jpg (1650 bytes)

Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario - Graffiti  

Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Enlaces - Contáctenos

Ediciones Anteriores:
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario

Copyright © 2000/2007 cayomecenas.com - Todos los derechos reservados.