EL HERRERO

Blequer V. Alarcón

Entonces el yunque quería nacer,
logró incubarse en las nieves
y salió el primer polluelo.

Las tenazas del herrero americano
abrió sus horrendas fauces ,
las luces del horno americano
prendían sus primeras velas.

Como tu proletario, cómo tu,
con tu overol de grasas y sufrimientos,
con tus herramientas herrumbrosas,
con tus pensamientos acurrucados
en un mismo sucio vaso.

Como tu mujer, cómo tú,
sobre el lecho de los vientos
sin tu almohada de ilusiones.
hasta que una forma de hombre
se aparee con tu sonrisa
en tu silencio, en tu nada.

LOS CAPULÍES

Blequer V. Alarcón

Ríe con la comisura del labio partido,
vuela ahora con el amor americano

 

Inicien bailando un huayno,
un zapateo lento, una patada apresurada,
el salto enteramente serrano,
un niño en el basural, llorando,
un chacarero bañándose en un verso,
un dirigente campesino, invisible.

Rompiendo las murallas de su patria
enterrarlo en un ataúd de capulí.
enviarlos al fin del mundo
para que cuando la humanidad calle,
vuelvan a seguir gritando.

Los capulíes volverán a dar frutos,
será como si no se fueron.

  

 

Logo3.jpg (1650 bytes)

Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario - Graffiti  

Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Enlaces - Contáctenos

Ediciones Anteriores:
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario

Copyright © 2000/2005 cayomecenas.com - Todos los derechos reservados.