VERTIGO

Manuel Parra Pozuelo

Esta tierna costumbre de auscultarse
es, en verdad, un solitario vicio
propio de aquel que mira atentamente
la sombra del pasado inhabitable.

Amar, amarse así es efecto
de humanidad doliente y condolida.
Oficio es de ser hombre y su costumbre
de hablar con uno mismo y apiadarse,
acariciarse el alma mansamente,
curarse las heridas y aun lamerlas
en la más solitaria mansedumbre.

En esta introspección de las conciencias
la oculta trasgresión muestra su rostro
y deja ver sus rasgos más abyectos,
su repulsión, su ombligo sus tentáculos.

Es este mirador hacia el abismo
el que nos deja atónitos, exhaustos,
como ejercicio al borde del espanto
del que después volvemos a mirarnos
como si todo sueño hubiera sido.

Ciertamente olvidamos ese pequeño infierno,
esa infinita angustia sin párpados ni espalda

Son breves los instantes del intimo suplicio,
y al regresar, de nuevo,
abrazamos la luz,
aún con más fuerza.

  

 

Logo3.jpg (1650 bytes)

Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario - Graffiti  

Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Enlaces - Contáctenos

Ediciones Anteriores:
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario

Copyright © 2000/2007 cayomecenas.com - Todos los derechos reservados.