LA ANTISOLEDAD

Alejando D'Oorto

 


En su mística aparición descubrí que se trataba de un hombre muy diferente a mí. Tenía el pelo blanco y la cintura redonda. Dobló su boca y con tono de confesión mafiosa dijo : 

- Es tan cruel la soledad como la antisoledad.

Renuncié inmediatamente a la pregunta : ¿que era la antisoledad?, para responderle que llevaba mucha razón en su discurso. Luego le repliqué queriendo aceptar el desafío insólito de su afirmación, que la antisoledad era estar acompañado todo el día y hasta por seres de nuestro desagrado, así que se parecía mucho a la soledad y por lo tanto: la soledad es una paradoja insalvable. Tomó su campera de cuero negro y mientras se retiraba, adquiriendo una soberbia sospechosa me manifestó :

- Me voy porque Ud. no sabe quién soy y además me están esperando unos amigos, ¡no voy a estar solo ni antisolo!.

Es evidente su malicia, detrás de aquella coraza de bondad.

 

Logo3.jpg (1650 bytes)

Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario - Graffiti  

Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Enlaces - Contáctenos

Ediciones Anteriores:
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario

Copyright © 2000/2007 cayomecenas.com - Todos los derechos reservados.