NUESTRA RABIA
Las extrañas relaciones entre arte, sexo, violencia y espectáculo 
Roberto Echeto
®

 

Finished with my woman 'cause she couldn't help me with my mind
People think I'm insane because I am frowning all the time
All day long I think of things but nothing seems to satisfy
Think I'll lose my mind if I don't find something to pacify
Can you help me occupy my brain?
Oh yeah
I need someone to show me the things in life that I can't find
I can't see the things that make true happiness, I must be blind
Make a joke and I will sigh and you will laugh and I will cry
Happiness I cannot feel and love to me us so unreal
And so as you hear these words telling you now of my state
I tell you to enjoy life I wish I could but it's too late

Black Sabbath: "Paranoid" (1970)

Cuando la especie humana entendió que para vivir en sociedad debía regular sus apetitos fisiológicos, comenzó un proceso represor de energías que trajo como consecuencia la instauración de ciertos espacios culturales que permitían liberar esas fuerzas escondidas en lo más oscuro de nuestro ser. Tales instancias fueron desde siempre el arte y el espectáculo.

Hasta mediados del siglo XX la energía reprimida más importante era la sexual, seguida por la tendencia que todos sentimos hacia la violencia. Con el paso del tiempo esos apetitos reprimidos salieron a flote en forma de manifestaciones de la más diversa índole: dibujo, pintura, escultura, música, cuento, novela, teatro, poesía, danza, deportes, ritos religiosos y quién sabe cuántas actividades más. Lo cierto es que todas esas manifestaciones culturales cargaron consigo durante mucho tiempo la responsabilidad de hablar elusivamente de todo aquello que no se podía mostrar: sexo y violencia. Toda referencia directa a esas dos instancias se consideraba un excedente de la propia cultura, y por tanto la presencia misma del mal, de la locura y de lo que atenta contra el propio orden de la especie. 

Resulta interesante observar que mientras más reprimidas son las energías naturales que mueven a los humanos, más interesante se tornan las manifestaciones encargadas de representarlas. Antes, cuando la sexualidad era asunto de tapujos,  pecados y oscuridades, las bellas artes se encargaron de producir el efecto de sublimación de la sensualidad que tanta falta le hacía al público. Por eso la pintura y la escultura tradicionales están llenas de desnudos, de cuerpos ideales y de texturas que simulan pieles mullidas, tipos perfectos y modelos de placer infinito. En estas obras de arte la representación se encuentra diseñada para objetivar no el deseo sexual, sino la necesidad de hablar de ese deseo,  y como de eso no se hablaba directamente y llamando a las cosas por su nombre,  había que generar un sistema elusivo que representara lo sexual sin que fuese evidente. Eso trajo como consecuencia el desarrollo extremo de las artes como portadoras de un conjunto de información sensible, sensual y hasta sexual que se convirtió en la bandera iconográfica de Occidente.


    Raspunsel, autor: Ignacio Basauri

En otras palabras, los desnudos pictóricos y escultóricos de Miguél Ángel,  la Venus frente al espejo de Velásquez, La Maja desnuda de Goya, las divinas celulíticas de Rubens, las distinguidas damas de Boucher, las Bañistas de Ingres, la Olympia de Manet, las bailarinas de Degas y las Lolitas de Balthus fueron obras hechas para satisfacer, de alguna manera, la lujuria curiosa del público.

Sin embargo, estas circunstancias no permanecieron inmutables. Con el paso del tiempo hemos visto que el discurso sexual se ha vuelto corriente, tan corriente que se ha trocado en asunto trivial del que todo el mundo habla, aparentemente, con libertad. El haber hecho público un tema que antes era del dominio privado produjo un debilitamiento progresivo de la estructura que lo reprimía hasta convertirla en un hecho ridículo. De no hablar del asunto llegamos a vernos invadidos de sexo y erotismo evidente; de no poder siquiera mencionar el tópico, pasamos a ver genitales por todas partes y a convivir a diario con la pornografía.  He ahí una de las razones del aparente vacío que rodea al arte en nuestra época:  si ya no hay que representar las cosas elusivamente, ¿qué sentido tiene mantener el espacio donde se sublimaba esa representación? Ninguno. Al menos no tiene sentido mantenerlo con las cotas y premisas del pasado. 

Otra de las consecuencias que trajo consigo el desgaste de la represión sexual fue la consolidación de la violencia como energía a controlar y a reprimir.  Basta con mirar a nuestro alrededor para darnos cuenta de que existe una tendencia  cada vez más marcada a asumir que lo violento es el espacio cultural con mayor  número de manifestaciones diseñadas para generar un efecto catártico en el público.

La violencia es una condición natural en casi todos los seres vivos; sin embargo,  en el caso humano, esa tendencia está definida por una regulación impuesta en  las bases de todo contrato social. De allí que nadie pueda, idealmente, matar, golpear, maltratar, depredar o insultar a nadie. La violencia real queda proscrita porque atenta contra el orden de la sociedad, convirtiéndola en un reducto silvestre donde las reglas tienen más que ver con el hecho atávico de la supervivencia que con un proyecto racional. Esto supone la represión de lo violento en función de garantizar una vida organizada por leyes e instituciones. Sin embargo resulta obligatorio observar que por mucho que se desee, y por buenas que sean las intenciones, es imposible contener una fuerza natural. Todo lo que se le opone a la naturaleza tiende a regirse por equilibrios muy precarios, y hoy, cuando miles de razones atentan contra la estabilidad de los contratos sociales, es fácil ver que la vida regida por reglas de convivencia ciudadana se encuentra amenazada por la
fuerza expansiva de una barbarie que brota como un magma hecho de anarquía.

Basta con otear fugazmente nuestro entorno para darnos cuenta del proceso de degradación en el que estamos inmersos y del que somos partícipes. Basta con observar los muertos que deja un tiroteo en la puerta de un banco o la violencia de un boxeador arrancándole a otro la oreja de un mordisco para entender que vivimos un momento histérico en el que la lógica cívica necesita refuerzos que generen más represión, más factores que diluyan la aplastante inercia de la barbarie. Ese es un proceso que se ha venido acentuando con los años y que cada vez nos lleva a manifestaciones culturales más extremas que se caracterizan por elementos que alguna vez fueron excedentes de la cultura y que hoy son asumidos como variables necesarias del sistema. Me refiero a todos esos medios que trabajan desde la violencia, solazándose en ella y objetivándola para que sepamos de su existencia y la experimentemos de un modo que no cause daño. De ahí la proliferación de noticieros amarillistas, de películas repletas de disparos, explosiones, golpes y ofensas verbales que llegan a ocupar los espacios estelares de la televisión y del cine, entreteniendo a grandes y chicos. Lo mismo sucede con la exacerbación de sangre, muerte y locura ficticias que se da en los juegos de video, en el rock, en la estética sadomasoquista de los piercings, en las drogas y en toda manifestación cultural propia de esta época.

Si antes, cuando la energía sexual era reprimida por la sociedad a través de la religión y de la censura moral, el lenguaje para decir las cosas era el del arte, hoy, cuando la fuerza que se intenta reprimir es la violencia, el lenguaje para comunicarse es el del espectáculo, y ese lenguaje, aunque no parezca, es muy complejo porque se vincula con variables que se mueven en el pantano de la sensibilidad y de las carencias que como seres humanos todos cargamos en las espaldas.

El espectáculo nace cuando alguien muestra frente a otros un talento, una habilidad o una rareza. En ese acto hay una fuerza que se convierte en pacto entre actante y espectador: yo te miro, tú me entretienes. Yo te miro y te oigo, mientras tú haces que yo crea en ti, que te admire y que quiera ser tú. Si no lo cumples o no satisfaces mis expectativas, prepárate porque yo soy una jauría de lenguas furiosas dispuesta a destazarte, a morderte, a quitarte la piel a tiras hasta que no quede nada de ti.

En la ética del espectáculo existe un convenio entre el actuante y el espectador, según el cual uno no tiene sentido sin el otro. El espectáculo existe en tanto hay un público que es receptor y consumidor del show. Allí, a diferencia del mundo del arte, no se aceptan los experimentos. En el espectáculo el público tiene derecho a reclamar y a decir lo que le venga en gana porque, a la hora de la verdad, en sus predios no existen ni importan los análisis demasiado sesudos  ni las parrafadas incomprensibles de críticos y estudiosos. El espectador siente que le basta con su propia imaginería para decodificar el mensaje del acto observado. 


Firebird, autor: Miguel Cerejido

 Las consecuencias de tales premisas se cifran en la identificación delirante del espectador con ciertos y determinados espectáculos y con el deseo de "vivir  en un show", de ser él mismo objeto de la observación de los demás.

Como nos sentimos tan identificados con los héroes de nuestras películas o de nuestros video-juegos, creemos que podemos emularlos, que podemos ser como ellos, que podemos copiar sus poses al fumar, al hablar, al intercambiar bofetones y patadas con un enemigo...

El mundo del espectáculo está tan dentro de nosotros que queremos vivir una historia digna del cine, y por eso buscamos subterfugios para lograrlo: vamos a discotecas donde podemos vestirnos y bailar como nos plazca; conducimos nuestro auto a altísimas velocidades con el equipo de sonido a todo volumen; estimulamos el espejismo de espectacularidad que nos hemos construido con Éxtasis, Prozac, Lexotanil, Buscapina, marihuana, cocaína, heroína, vodka, whisky, ron, tequila y quién sabe cuántos estimulantes o depresores más; hablamos de habernos refocilado con las mujeres más guapas o con los tipos más bellos y nos construimos a nosotros mismos una imagen de leyenda que esconde el aburrimiento real y la inestabilidad en todos los terrenos de la vida que llevamos. Nuestra época encuentra belleza en la locura, en la rabia, en la escatología, en la velocidad, en lo frenético   y en todo lo que antes era excedente cultural no sólo porque con ello estemos  sublimando la tendencia natural que sentimos hacia la violencia reprimida, sino  porque así la gente le está dando rienda suelta a su deseo de protagonizar algo y olvidar su propio fracaso. Lo temible es que esa protagonización se basa en amplificar las propias debilidades, las malas pasiones, los excesos y las carencias que nos convierten en lisiados morales, en débiles de espíritu y en presas fáciles para las adicciones y el descontrol. 

Consideraciones aparte, lo delicado del asunto es que vivimos en un mundo  donde las fronteras entre la violencia real y la violencia ficticia son cada vez más tenues. Todos los días hay más y más locos armados;  de la edad que sean; matando gente a la manera de los video-juegos y cada día hay más locos creyéndose terroristas o mafiosos de película. Vivimos rodeados de una violencia latente a la que percibimos como fenómeno abstracto sólo hasta que nos toca y nos mutila la felicidad. Los medios de comunicación exacerban el espectáculo de la violencia no sólo porque la gente lo necesita para sublimar deseos reprimidos, sino porque su presencia perenne en la ficción nos ayuda a sobrellevar el peso tan importante que tiene en nuestra vida real, logrando que una golpiza en medio de la calle, un asesinato, un ataque terrorista o un asalto nos parezcan "normales".

Lo violento se encuentra en el ambiente, flotando, pareciendo normal, manifestándose en formas cada vez más horribles y conmovedoras, asustándonos, haciéndonos vivir encerrados y con miedo, un miedo impotente que nos vuelve paranoicos, que nos hace ver una realidad retorcida en la que el mal aparece desbordado y sin control, como si la vida no tuviera otras caras menos viles.

Vivimos una época en la que nadie tiene el monopolio de la violencia. Más bien su poder corrosivo se encuentra diseminado por todas partes, en cada hogar y en cada hombre. Hoy cualquier parroquiano puede adquirir legal o ilegalmente una pistola 9mm. o una escopeta y asumir que la vida propia y la de los demás
no valen nada, sobre todo si se piensa, como parece ser normal en estos días, que todo lo que tenga que ver con armas se encuentra en un terreno más cercano a la ficción que a cualquier otra cosa, y así, en un parpadeo, nos encontramos frente a niños disparándoles a sus compañeros en la escuela o frente a unos
tipos que se montan en tu carro, te secuestran, te roban y te dejan desnudo como un idiota, si tienes suerte...

Resulta espantoso pensar que las situaciones violentas reales que con cierto pudor hemos nombrado formen parte de nuestra vida cotidiana. Sin embargo, resulta  aún más aterrador entender que ellas ocurren en un instante histórico en el  que la violencia es un espacio todavía reprimido por la cultura. Si eso es así
en este momento, ¿cómo será en el futuro? Seguramente será peor. El mundo lucirá  convertido en una pesadilla de barbarie donde no habrá video-juegos que palien  la situación y que sirvan de ungüento para un alma deseosa de saber cómo son la sangre real, el dolor real, el sufrimiento real y el derramamiento real de
adrenalina real en un mundo cada vez más real. Por el contrario, viviremos en la vida de todos los días, y cada vez con mayor fuerza, una existencia repleta de eventos parecidos a los que ocurren en los espacios de ficción. Viviremos situaciones exageradas y casi de película. Viviremos la muerte presentada en miles de formas horribles:   guerras,   hambrunas,  maltratos familiares, pobladas,  niños de la calle, pedofilia, pornografía violenta,  sadismo, guerrillas,  asesinatos en serie,  golpizas a placer,   atracos, hurtos, canibalismo, linchamientos, mutilaciones,  violaciones, brutalidad policial, genocidios, enfrentamientos entre bandas,  narcotráfico, humillaciones, contrabando, terrorismo, cárceles inmundas, miseria  y más miseria por todas partes... Si estos ejemplos les parecen exageraciones,  recuerden el ataque terrorista a las torres del World Trade Center el 11 de septiembre de 2001, en Nueva York.

Lo único que nos quedará para oponernos a una vida así serán, seguramente,  el amor familiar y el humor agrio de la buena comedia. No faltará quien se aferre  a las manifestaciones de la baratija esotérica y a todo ánimo que subraye el  fracaso de construir una sociedad, una civilización, una cultura, un proyecto  de vida racional. En fin: que dejaremos de ser Humanos y nos convertiremos en  bárbaros y viviremos con miedo siempre.

Caracas, agosto de 2002

 

Logo3.jpg (1650 bytes)
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores -  Misceláneas - Parvulario - Graffiti
Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Enlaces - Contáctenos
Ediciones Anteriores 
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario
Copyright © 2000/2007  cayomecenas.com  - Todos los derechos reservados.