DE PATRIAS

Josefa La Porta

Quiero una hoja blanca
sin marcas ni señales.
Quiero decir lo mío,
suelo y cielo.

   Que no es más mío
   que tuyo,
   todo es préstamo.

Para hallar el camino 

   hago un camino.

Para amar a la Patria

   me la invento.

Si por azar 
el Universo jugara a los plurales
y me viera enfrentada a lo distinto
amaría por Patria cada estrella
cada mundo y cometa,
y el vacío.

Mas por azar (¿quién sabe?)
soy terrestre

   "Quiero decir, 
    que vine como todos, de visita"

Aquí uso traje de carne,
huesos, sangre... 
ese encaje prodigioso de la Vida.
Pero es sólo el continente necesario
recipiente de un sagrado contenido,
la estación terminal donde 
de tanto en tanto,
regreso, 
muero,
nazco,
y me redimo.

Digo terrestre
y arrastro con nostalgia
una ausencia flagrante
que Alguien, con humor, me compensó con sueños

   (ellos salen a volar... yo voy con ellos).


Soy terrestre, pedestre,
y me pregunto
¿Quién soy esta vez?
¿Qué juego me ha tocado?
Nací allá,
nací aquí,
y cada uno de mis días son de parto.
Aprendí con fervor y sin sospechas,
allá, aquí,
cuanto quisieron y pudieron enseñarme.

Y me sigo preguntando, todavía,
¿Quién soy esta vez?
¿Qué juego me ha tocado?

Esta vital ignorancia no me impide
ejercer los amores asignados:

   Amarás a tus padres, a tus hermanos,
   amarás a los otros y a tus hijos
   "especialmente a ellos",
   y amarás a la Patria.


Es fácil con la gente: el amor brota y basta.
Después... ¿quién sabe?
Lotería, juego, empleo permanente,
vacación o vocación,
entre la gente
el amor circula, permanece, 
se hace
y se deshace.

Pero la Patria...
La Patria no es redonda,
la Patria no tiene cuatro lados,
ni es una sola, ni me cela

   (quien me cela
    medra en bancos,
    esgrime espadas).

Algunos que la imitan,
pretenciosos e histéricos,
se menean en tribunas
agitadas por voces que declaman. 

   (¿puede alguien creer que son la Patria?)

Hay otros que parecen ser de mármol
y nada los conmueve,
tan estáticos.

Hay Patrias diminutas, 
otras grandes y fuertes.
Y hay fronteras que siempre se desplazan.
Siempre alambres, puertas, límites,
y armas,
muchas armas,
mucha declamación

   y toda la arrogancia.

Tanto han insistido en los rituales,
que la emoción aflora igual,
aunque la letra,
sin dudas ni rubores,
hable de Dios, 
del Cielo 
y de la lucha,
como si el adversario no tuviera
ni Dios, ni Cielo, 
cadenas ni medallas.
Como si no fuéramos iguales.

   Que mi tierra, que el cielo y el sol,
   que los vientos y las nubes...


Como si todo fuera propio, 
y todo
corriera el riesgo de ser arrebatado.
Como si no estuviéramos de paso.

   Si el mundo es una Aldea,
   donde todo es cercano,
   y todo nos concierne...
   ¿no deberíamos ya olvidar los límites
   y amarnos?

     Patria
     es el nombre
     para la suma de todo lo que amo.


31/VII/1994


 

Logo3.jpg (1650 bytes)

Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario - Graffiti  

Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Enlaces - Contáctenos

Ediciones Anteriores:
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario

Copyright © 2000/2007 cayomecenas.com - Todos los derechos reservados.